domingo, 19 de marzo de 2017

3-1. Gladiadores vs. ursulinas


Que el Sevilla amanerado de Sampacracio no tenía nada que hacer hoy en la ribera del Manzanares, con la excepción de su cohorte insensata de aduladores, lo sabía hasta el Tato. El meneo que el autor del partido a partido le ha metido hoy al Rasputín de la Pampa debiera servirle para aprender, sacar provecho y aparcar definitivamente su verborrea en busca de la actitud en forma de testiculina de la que ha privado a un conjunto que sí podía presumir de ella.

La alineación inicial a todos pareció un despropósito, incluso al técnico que a los 20 minutos se vio obligado a rectificar: tres centrales y dos carrileros ahogados en su carril dibujaban un 5-1-3-1 tan inédito como inoperante. Incapaz de acercarse en ningún momento a los dominios de Oblak, Simeone diseñó su esquema habitual basado en una presión incesante y en la velocidad de ejecución con la que, finalmente, desarbolaron a un equipito ensimismado en su afán de posesión, de toque, retoque y vuelta a empezar lejos de la meta rival e impotente a la hora de generar ocasiones dignas de gol.

Por contra, a los locales les bastó para hacer el primero que Gil Manzano señalara como indirecto (¡manda huevos!) un "juego peligroso pasivo" de Ramí en el piquito del área y que Griezmann la pusiera en la cabeza de un solitario Godín ante la "atenta mirada" de Mercado y de un Sergio Rico habitualmente aterrado cuando de disponer la barrera se trata. El segundo, ya en la continuación, más de lo mismo: una parapeto de cuatro componentes dispuesto por el cancerbero fue suficiente para que esta vez el francés la pusiera cerca de la escuadra en parte gracias a un portero tapado por su propia decisión. El tercero, a 13 minutos del final, llegó tras el enésimo resbalón de los de blanco (echemos, pues, la culpa al utillero): Iborra se cae en el círculo central y los locales, a base de toque y velocidad (¿te enteras, Sampancracio?) se plantan de nuevo ante Rico para que Coke culmine la goleada colchonera.

Luego marcó Correa para redondear la tarde a mayor gloria de un vendedor de crecepelos que hoy podrá presumir de los casi 500 pases acertados de su equipo en el último partido sevillista en el Calderón y de realizar menos faltas ante otro que te pasa por encima y que, aún con el trabajo hecho, corre más que tú.


El equipo de la casta y el coraje ha devenido en la camarilla del apoyito acobardado, del toquecito atemorizado, de la paredcita temblorosa y turbada, del centrocuentismo ineficaz e incompetente, de un alma castrada y eunuca desconocida por estos lares. Por delante dos semanas sin veros: ¡Qué alivio!


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Atlético de Madrid 3 - Sevilla FC 1
 
Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Juanfran, m. 1), Godín, Savic, Filipe Luis; Gabi, Koke; Saúl Ñíguez, Carrasco (Gaitán, m. 82), Griezmann; y Gameiro.
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mariano, Mercado, Rami, Lenglet (Jovetic, m. 46), Escudero; Nzonzi; Sarabia (Iborra, m. 63), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 63).
 
Goles: 1-0, m. 37, Godín; 2-0, m. 60, Griezmann; 3-0, m. 77, Koke; 3-1, m. 85, Correa.
 
Árbitro: El extremeño Gil Manzano. Amonestó a Filipe Luis, Carrasco, Godín y Fernando Torres, por los locales y a favor de corriente; y a Escudero, Sarabia y Mercado, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de Liga disputado en el estadio Vicente Calderón con 50.000 espectadores en sus gradas. Terreno de juego en buenas condiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada