domingo, 13 de abril de 2014

0-2. Victoria pese a la desidia. Infame arbitraje


Derbi de Domingo de Ramos. Lo peor: la indolencia, casi haraganería, de los jugadores sevillistas y la actuación abyecta, miserable y ruin de Velasco Carballo. Lo mejor: los tres puntos y solo un solo lesionado.

Derbi de Domingo de Ramos que respondió a las nulas expectativas de las vísperas: un Betis en busca de una victoria a estas alturas tan imperiosa como inútil y un Sevilla que, en chanclas, ha pretendido una victoria que solo encontró por la vulgaridad de su oponente.

Derbi de Domingo de Ramos. Unai Emery dejó en el banquillo de inicio a Rakitic y dispuso en el césped a Beto (inédito), Diogo (sin oponente), Carriço (sobrado), Fazio (gigantesco), Alberto Moreno (desenvuelto); M'bia (suntuoso), Iborra (solemne), Trochowski (desubicado), Reyes (desorientado), Gameiro (oportunista) y Bacca (infatigable). Después, Navarro mejoró su banda, Vitolo superó a Trochowski y Rakitic trajo la pausa necesaria.

Derbi de Domingo de Ramos: Gameiro hizo el primero al filo de la media hora tras penalti inexistente y consiguiente expulsión de Juan Carlos y culminó el partido y su cuenta goleadora con otro gol de tiralíneas. Antes, durante y después de esos momentos puntuales, errores y más errores del trencilla madrileño: penalti de Iborra a Jorge Molina no señalado, falta inexistente al borde del área sevillista de Alberto Moreno (calco exacto del penalti pitado), penalti no señalado por manos de Amaya, gol anulado al Sevilla por fuera de juego inexistente... Con todo y con ello lo peor vino del lado del apartado disciplinario cuando los locales, heridos de muerte, sobrepasaron los límites del reglamento ante la pasividad del colegiado: Ndiaye, Rubén Castro, Leo Baptistao y Nono no vieron la merecida segunda tarjeta amarilla, que hubiera significado la suspensión del encuentro.

Derbi de Domingo de Ramos... ¡Feliz Estación de Penitencia!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Real Betis B. 0 - Sevilla F.C. 2

Real Betis B.: Adán; Juanfran (Braian Rodríguez, m. 76), Amaya, Jordi, Juan Carlos; Nono, Ndiaye; Vadillo (Chica, m. 40), Leo Baptistao (Cedrick, m. 59), Jorge Molina y Rubén Castro.


Sevilla F.C.: Beto; Diogo, Carriço, Fazio, Alberto Moreno (Navarro, m. 45); M'bia, Iborra; Trochowski (Vitolo, m. 46), Reyes, Gameiro y Bacca (Rakitic, m. 73).


Goles: 0-1. m. 29, Gameiro (p); 0-2. m. 81, Gameiro.


Árbitro: El madrileño Velasco Carballo. Mostró amarilla a Ndiaye, Rubén Castro, Leo Baptistao y Chica por el Betis, y a Trochowski, Reyes, Vitolo y Fernando Navarro por el Sevilla. Expulsó a Juan Carlos con roja directa en el minuto 27 y perdonó la segunda amarilla a Ndiaye, Rubén Castro, Leo Baptistao y a Nono en dos ocasiones. Sancionó con penalti una caída de Bacca en el área bética que supuso la citada expulsión de Juan Carlos.

Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de Liga disputado en el estadio de Benito Villamarín ante 32.000 espectadores en mediodía de Domingo de Ramos. Terreno de juego en regulares condiciones.

viernes, 11 de abril de 2014

4-1. Epílogo de noche grande. #NervionRemonta


 
La magia de las grandes ocasiones ha vuelto a estar presente en Nervión. La grada del Sánchez Pizjuán era un hervidero en los prolegómenos del choque, lo continuó siendo durante el encuentro y alcanzó al éxtasis cuando el italiano Gianluca Rocchi hizo sonar hasta en tres ocasiones su silbato para certificar el final del encuentro y de la eliminatoria.
El Sevilla F.C. vuelve a meterse en semifinales de la UEFA siete años después de la última vez que desembocó en Glasgow y uno más de aquella primera vez, en abril de 2006, al que se le puso la guinda final en Eindhoven.
Los de Emery -"¿cuándo se irá el vasco de una vez?"- se catapultaron a las semifinales desde el inicio mismo del choque, en comunión perfecta con una grada cuyo comportamiento se aproximó, ocho años después, a la de aquel recordado día histórico frente al Schalke 04. Conocedores de lo que había en juego, los sevillistas -todos- no desaprovecharon, no desaprovechamos, la pintiparada ocasión: sintonía de principio a fin, apoyo cuando las fuerzas faltaban, y cuando estaban pletóricas. Los goles de Rakitic, Vitolo, Bacca y Gameiro se convirtieron en el colofón del preciosismo futbolero que, por momentos, firmaron los profesionales sevillistas, superiores en todo momento al campeonísimo luso: el primero tras lanzamiento de penalti cometido sobre Bacca, el segundo de Vitolo, finalizando exquisitamente tras presión a lo grande de Fernando Navarro, el tercero del propio Bacca tras cazar un balón perdido y volviéndose a la velocidad del rayo...
Habían transcurrido apenas 30 minutos, el trabajo más difícil estaba hecho, había pasado el momento de la velocidad y del esfuerzo extenunante, ahora tocaba el de la cabeza, el del cálculo preciso, el de entregar el balón al rival para verlas venir.
Pero nadie dijo que iba a ser fácil. Tres errores con los mismos protagonistas complicaron el escenario: Coke, que estaba realizando un magnífico encuentro, vio en el primer tiempo una tarjeta amarilla por meterse en una trifulca cuando menos interesaba. Con el marcador de cara, Emery lo dejó en el campo tras el descanso y el lateral, exhibición física y técnica aparte, cometió, a 36 minutos de la finalización, una innecesaria falta sobre un contrario que le valió la segunda amarilla y la consiguiente expulsión.
Parecía que había que sufrir hasta el final pero, en inferioridad y cuando más atacaba el Oporto, una excelente jugada de Vitolo por la izquierda, en el minuto 75, sirvió para que Gameiro consiguiera el cuarto y la tranquilidad volviera a un Sánchez Pizjuán pletórico que disfrutó como nunca los minutos de la basura de unos cuartos de final que desde esta misma noche forman parte de nuestra historia.
El gol de los portugueses en el alargue fue solo una anécdota que no empañó el momento gozoso que hacía retumbar los cimientos de La Bombonera.

Señoras y señores: ¡aquí un equipo, aquí una afición! Otra vez soñamos juntos. El Grande de Andalucía ha vuelto. ¿Se fue alguna vez?

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

 
Sevilla F.C. 4 - F.C. Oporto 1
 
Sevilla F.C.: Beto; Coke, Fazio, Pareja, Fernando Navarro; Mbia, Carriço; Reyes (Diogo, m. 55), Rakitic (Trochowski, m. 84), Vitolo; y Bacca (Gameiro, m. 68).
 
F.C. Oporto: Fabiano; Danilo, D. Reyes, Mangala, A. Sandro; Carlos Eduardo (Quintero, m. 46), Defour, H. Herrera; Varela (Ricardo, m. 46), Ghilas y Quaresma.
 
Goles: 1-0, m. 4: Rakitic, de penalti. 2-0, m. 26: Vitolo. 3-0, m. 29: Bacca. 4-0, m. 75: Gameiro. 4-1, m. 91: Quaresma.
 
Árbitro: El italiano Gianluca Rocchi. Amonestó a Bacca y Coke, por el Sevilla, y a  Mangala, Quaresma, Varela y Ricardo. Expulsó a Coke por doble amarilla (m. 54).

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los cuartos de final de la Europa League, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 40.000 espectadores en noche casi veraniega. Terreno de juego en perfectas condiciones.

lunes, 7 de abril de 2014

4-1. Preámbulo de noche grande. #NervionRemonta


Tirando de manidos tópicos futboleros: partido con trampa el de hoy, solventando sin apenas dificultades a pesar de rotaciones en el equipo titular cercanas al 50 %.

El Sevilla FC, con los cinco sentidos en el partido de vuelta de cuartos de Europa League del próximo jueves, culminó su partido ante el Espanyol con una victoria enjaretada antes del descanso, merced a sendos testarazos de M'bia, a la salida de un corner (otra vez la estrategia -¡Emery, vete ya!-), y de Gameiro, tras perfecto servicio de Vitolo, que pusieron en solfa los periquitos a los 15 segundos de la reanudación, generando una fase de desconsuelo de apenas diez minutos, no más, tras la transformación de una absurda pena máxima con la que fue castigado el equipo sevillista.

Ya en las postrimerías del encuentro, de nuevo Kevin Gameiro y Rakitic, con dos golazos espectaculares, redondearon un marcador tan justo como excesivo que sirve, desde ya, de tónico necesario para encarar la eliminatoria europea ante el Oporto con toda la ambición en lo que debe convertirse, sin duda alguna, en la gran aspiración de esta temporada: la búsqueda desesperada de otra final europea, sin olvidar -¿quién lo iba a decir?- que, a falta del encuentro que hoy ha de disputar el Athletic ante el Levante, nos situamos a tres puntos de una cuarta plaza que no es el objetivo de esta temporada y que solo cabe calificar como la guinda del pastel de Turín, un dulce tan lejano aún como goloso y apetecible -¡Emery, vete ya, otra vez!-.

“Échale h…, el jueves échale h…”. #NervionRemonta.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 4 - R.C.D. Español 1
 

Sevilla F.C.: Beto; Diogo, Pareja, Fazio, Alberto; Vitolo (Jairo, m. 83), M'Bia, Iborra, Trochowski (Marin, m. 73); Gameiro y Bacca (Rakitic, m. 61).
 
R.C.D. Español: Germán; Javi López, Fuentes, Sidnei, Raúl Rodríguez; Simao (Córdoba, m. 58), David López, Abraham (Álex, m. 45); Stuani, Sergio Garcia y Pizzi (Lanza, m. 74).
 
Goles: 1-0, m. 17, Mbia; 2-0, m. 44, Gameiro; 2-1, m. 46, Sergio García; 3-1, m. 83, Gameiro; 4-1, m. 88, Rakitic.
 
Árbitro: El madrileño Del Cerro Grande. Amonestó a Fazio, Mbia y Diogo, por el Sevilla, y a David López, por los españolistas.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 32ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 36.000 espectadores en tarde calurosa, de 15 a 30 grados en 24 horas. Terreno de juego en perfectas condiciones.

viernes, 4 de abril de 2014

1-0. Resultado esperanzador. Juego descorazonador

Vivito y coleando. Sin saber muy bien el motivo, pero ese es el estado que muestra hoy el Sevilla FC tras la ida de los octavos de final disputada esta noche en Oporto. Recurriendo a uno de los tópicos futbolísticos más manidos, la mejor noticia es que los de Emery siguen vivos tras un primer envite que los locales dominaron desde el pitido inicial del alemán Wolfgang Stark hasta el minuto 94 en que concluyó el choque.

Tuvo suerte el equipo de Nervión de que el dominio portugués no se tradujera en goles, entre otras cosas porque la citada superioridad en, prácticamente, todas las parcelas del campo, se esfumaban en las inmediaciones del área de un gran Beto que, eso sí, vio como dos tiros se estrellaban en su palo izquierdo, uno de ellos tras desvío providencial con la yema de sus dedos.

Carriço reaparecía tras su lesión disputando la totalidad del encuentro pero su labor en el centro del campo en tareas defensivas, junto a Iborra, no resaltó en demasía, sobretodo porque en el eje de la zaga se echó de menos y mucho, al ahora añorado, y hasta antier denostado, Federico Fazio; si bien el comportamiento de Pareja y Fernando Navarro en esa posición puede catalogarse de digno. Los laterales exhibieron distintas prestaciones: Alberto Moreno, que vio muy pronto la tarjeta amarilla pareció desbordado casi siempre, está lejos de sus mejores prestaciones y tiene, al parecer, según los mentideros futbolísticos, la mente puesta en la capital de España; Coke fue el mejor sevillista del encuentro, derrochó pundonor, trabajó firmemente en defensa y se proyectó en ataque en las pocas ocasiones en las que los sevillistas se acercaron a Fabiano; con Marko Marin absolutamente desaparecido y Rakitic ofreciendo la peor de sus caras, sólo Reyes, con sus limitaciones en lo físico, y Carlos Bacca mantuvieron la dignidad del Grande de Andalucía en la desembocadura del Duero.

Pasada la media hora, en una desaplicación de órdago, Mangala aprovechaba un magnífico servicio de Quaresma, tras despiste general en un rápido lanzamiento de falta de los portugueses. Y así continuó siendo el signo del partido. La entrada, a falta de un tercio de partido, de Diogo y Gameiro, y la posterior de Vitolo, con el consiguiente retraso de Rakitic, estabilizó algo el duelo, tanto fue así que Gameiro dispondría de la mejor oportunidad para empatar, pero su disparo con la pierna izquierda se fue fuera.

Ni con mucho se había alcanzado la placidez: en los minutos finales el Oporto volvió a aparecer, incluso después de que el colegiado alemán expulsara a Fernando en el 86 por doble amarilla tras sendas faltas a Gameiro en la misma jugada. Ni el defensa, ni Jackson, que resultó amonestado y será sancionado por acumulación, estarán el jueves próximo en el Sánchez Pizjuán y ese ha de ser el punto de inflexión que dé comienzo a la gesta que se espera culminar en Nervión.

Si bien el Sevilla no mereció más en lo deportivo, la actuación del colegiado alemán Wolfgang Star solo puede calificarse de lamentablemente sibilina. En el centro del campo no midió las acciones de los dos equipos con el mismo rasero, de lo que se aprovechó el equipo que, además, se mostró superior.

La solución en una semana en Nervión. Más de 40.000 sevillistas están en la obligación de emular a las 1.600 gargantas blanquirrojas que, dando una auténtica lección de sevillismo, han estado presente en Do Dragao. Estamos a 90 o 120 minutos de otra semifinal europea. ¿Vamos a dejar de luchar?

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

F.C. Oporto 1 - Sevilla F.C. 0

F.C. Oporto: Fabiano, Danilo, Diego Reyes, Mangala, Alex Sandro, Fernando, Defour (Herrera, m. 69), Carlos Eduardo (Quintero, m. 57), Varela (Ghilas, m. 77), Quaresma y Jackson Martínez.

Sevilla F.C.: Beto, Coke, Pareja, Navarro, Alberto, Reyes (Vitolo, m.73), Iborra (Diogo, m. 62), Carriço, Marin (Gameiro, m. 62), Rakitic y Bacca.

Goles: 1-0, m. 31: Mangala.

Árbitro: El alemán Wolfgang Stark. Amonestó a Jackson Martínez, por el Oporto, y a Alberto Moreno y Reyes, por el Sevilla. Expulsó al local Fernando por doble amonestación, tras sendas entradas a Gameiro en la misma jugada (minuto 86).

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Europa League disputado en el estadio Do Dragao de Oporto ante 31.500 espectadores, mil seiscientos de ellos sevillistas. Terreno de juego en perfectas condiciones.

domingo, 30 de marzo de 2014

1-0. Sin competir. Consecuencia: vulgaridad


Ni la victoria, que no hubiera sido merecida por el acontecer de los 90 minutos; ni el empate, que hubiese sido más justo, finalmente resultaron hoy en Vigo merced a dos decisiones de Juan Martínez Munuera, el buen árbitro valenciano que, a falta de tres minutos, señaló el penalti que dio la victoria a los locales, por manos de un previamente desequilibrado Fazio tras recibir un empujón de Bermejo, y por la anulación en el primer tiempo, previa indicación de su asistente, de un gol legal -golazo- de Kevin Gameiro, que ha disputado hoy su mejor partido como sevillista.

Sin competir, lo que no quiere decir incompetencia, el resultado final -inesperada derrota ante un Celta en peligro extremo- no puede catalogarse más que de vulgar, valorando siempre los números finales del choque, el botín obtenido, no la presencia y el quehacer en el terreno de juego que, sin ser excelentes, fueron superiores a la de su rival.

El resultado podría vislumbrar también la ausencia de profesionalidad de los componentes del equipo que muestran esa necesaria solvencia sólo en ocasiones señaladas, sin olvidar también que las fuerzas, a falta de siete jornadas ligueras -y que estamos, largo camino aún, a cuatro partidos, dos eliminatorias, de otra final europea- comienzan a estar en la reserva. Está bien y es necesaria esa dosificación que siempre hay que perseguir pero cuando los deberes estén hechos, nunca antes.

Aún así y a falta de 21 puntos por disputar, la cuarta plaza liguera, sin ser el objetivo, está ahí, a seis puntos. Una batalla en la que no estamos solos, una guerra que tendrá un único vencedor y en el que los oponentes son, además de la Real Sociedad y el Villarreal, el Athletic bilbaíno que, hoy por hoy, es dueño de la mitad del tablero de operaciones. ¿Quién lo iba a decir hace un mes?

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO


R.C. Celta de Vigo 1 - Sevilla F.C. 0
 
R.C. Celta de Vigo: Yoel, Hugo Mallo, Íñigo López, Fontàs, Jonny, Krohn-Dehli, Rafinha (Aurtenetxe, m. 78), Álex López (Orellana, m. 48), Augusto, Nolito y Charles (Bermejo. m. 72).
 
Sevilla F.C.: Javi Varas, Coke, Pareja, Fazio, Navarro, Rakitic, Iborra, Vitolo (Reyes, m. 72), Trochowski (Jairo, m. 72), Bacca y Gameiro (Alberto Moreno, m. 84).
 
Gol: 0-1, m. 87: Nolito (p).
 
Árbitro: El valenciano Juan Martínez Munuera. Amonestó a Fontás (m. 24), por lo vigueses, y a Gameiro (m. 77), Fazio (m. 85) y Jairo (m. 87), por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 31ª jornada de Liga disputado en el estadio de Balaídos ante 12.000 espectadores en tarde soleada. Terreno de juego en regulares condiciones.