sábado, 20 de mayo de 2017

5-0. Amateurismo, ¡adiós!


... Y no vuelvas más por aquí, por este fútbol profesional de éxitos que tanto trabajito nos ha costado conquistar. Sampancracio, llévate todos tus egos y toda tu trayectoria pánfila y mentirosa, de huida constante del discurso prometido, de desertor del compromiso adquirido y, para colmo, desde ayer, de insulto a la afición que te paga.

El bolo de hoy terminó con una manita que pudo convertirse en dos si hubiese sido necesario, o en menos de la mitad si el encuentro hubiese requerido otra intensidad lejana a las chanclas y el bañador con los que hoy saltaron al campo los protagonistas.

Solteros contra casados en una noche primaveral de despedida de la 2016/2017. No cumplimos años, cumplimos temporadas y ya son demasiadas para que riamos las gracias a este tarotista de cadena local con ínfulas de Rappel.

Sampancracio, otra vez: ¡adiós al amateurismo de chichinabo y que tanta gloria lleves como paz dejas!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 5 - CA Osasuna 0
 
Sevilla FC: David Soria; Mariano, Kranevitter, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Krohn-Dehli (Sarabia, m. 83); Correa, Franco Vázquez (Ganso, m. 61), Vitolo; y Jovetic (Ben Yedder, m. 63).
 
CA Osasuna: Sirigu; Oier, Vujadinovic, Steven, Clerc (Barja, m. 73); Roberto Torres (Olavide, m. 66), Raoul Loé, Causic, Alex Berenguer; Kenan Kodro (Fuentes, m. 60) y Oriol Riera.
 
Goles: 1-0, m. 11: Vitolo. 2-0, m. 20: Franco Vázquez. 3-0, m. 37: Jovetic. 4-0, m. 59: Franco Vázquez. 5-0, m. 79: Vitolo.
 
Árbitro: El madrileño Del Cerro Grande. Mostró cartulina amarilla a Jovetic, Nzonzi y Kranevitter, por el Sevilla, y a Oier, por los pamplonicas.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 38ª y última jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con escasos 26.000 espectadores en sus gradas en noche primaveral de despedida de temporada. Terreno de juego en perfectas condiciones.

viernes, 19 de mayo de 2017

Cornudos y apaleados: ¡"Sampancracio", vete ya!



(Foto: Diario de Sevilla)
#Sampancracioveteya
No ha sido con Alain Delon, tampoco con Eli Wallach, aunque sí con el más parecido al Brad Pitt del fútbol de selecciones: Sampancracio, con luz y taquígrafos, nos ha puesto los cuernos con la AFA, lo hemos cogido infraganti y, encima, mientras suplica a la espera de un perdón imposible con el tan socorrido “esto no es lo que parece”, pretende que comulguemos con la rueda de molino de su profesionalidad.
Él, que ha presumido de amateurismo, pretende engatusarnos ahora vendiéndonos su profesionalidad. Nos trata como a imbéciles y a lo mejor lo somos.
Hoy se ha despedido en una rueda de prensa que, por vergüenza torera, nunca debía haber concedido. Desglosémosla a grandes rasgos para escarnio propio y, si quieren también, de los ajenos defensores de este rabanito vendedor de crecepelos:
“El del sábado es un partido tan trascendente como el primero, porque tenemos la meta de traspasar los 70 puntos y quedar dentro de la historia, por eso nadie me va a sacar de él”.
¿De verdad es trascendente? ¿De verdad que este hecho va a quedar para la historia? ¿Imaginan a Emery echándose esas flores?
“Hoy sí me puedo sentar a evaluar  porque ya conseguimos el objetivo, hemos cosechado 1,70 goles por partido y solo dos penales fallados ante el Leicester nos eliminaron”.
El objetivo liguero, sin duda, conseguido. ¿De los goles encajados nos olvidamos? ¿Fallar la mitad de los penaltis tirados -cinco consecutivos- es solo mala fortuna?
“En el verano no me fui porque convencí a muchos futbolistas y no podía dejar todo lo que he armado”.
¿No sería por una cláusula inalcanzable para la AFA? ¿Y ahora qué hacemos con algunas de las piltrafas que has traído?
“Nadie podía imaginar estos números y que toda Europa hable de Sevilla. Ha habido una unión muy fuerte entre nuestra propuesta y la gente”.
Eso después de ser eliminados en segunda ronda de Copa del Rey sin competirle al Real de Madrid y en octavos de Champions ante un donnadie todavía venido a menos.
“Conseguimos una identidad de juego que nos acercó a la esencia de fútbol del Sevilla y nos llenó de expectación durante casi doce meses. Tras un semestre genial nos ilusionamos y no logramos concretar las expectativas”.
¿En qué quedamos, un año o seis meses?
“No he dado la lista de Argentina porque tengo que estar autorizado por el Sevilla. Podré dar una lista si me autoriza el presidente del club, pero aquí hay una mala intención no solo de la prensa…”.
¿Cómo? Mientras señala con el dedo a gran parte de una afición no apesebrada, muestra la patita enharinada hasta la ingle, echando la culpa a los comunicadores. Bastaba con una respuesta tan sencilla como “la lista no puedo darla porque no soy el seleccionador argentino”.
"¿Será este mi último partido? Ya deseché hace tiempo la posibilidad de marcharme, ahora no lo podía rechazar, aunque los desvínculos [sic] todavía no están resueltos…".
O sea, que sí, pero no tengo lo que hay que tener para decirlo: ni pasta, ni de lo otro.
“Hemos hecho un buen trabajo a pesar de que los mejores jugadores se van a los grandes, también a pesar de la salida del director deportivo y del paro de los Biris que no pudieron estar”.
¿Tiene que atravesar el Atlántico para conocer el potencial de los grandes de Europa? ¿Ahora se acuerda de Monchi? ¿Los Biris, no pudieron o no quisieron estar?
“Ganamos los dos clásicos que para la gente es muy importante”.
Esto ya es para nota: muy deficiente y no vuelva en septiembre.
“Estoy dejando al Sevilla por mi selección, por mi corazón. La afición me recibirá con lo que ha consumido estos días en los medios…”.
Con ser grave todo lo anterior, esta es la mayor falta de respeto a los aficionados. Es decir, las ovejitas asiduas a Nervión asistiremos condicionadas por lo que digan la prensa y las redes sociales. Cornudos y apaleados.
“Que la gente me recuerde por la manera de jugar, con mucha juventud, peleando torneos y compitiéndoles a los grandes”.
Imposible, Sampancracio: me has aburrido como nunca. ¿Juventud? Hasta la penúltima jornada no has contado con un solo jugador del filial, único del fútbol profesional en Segunda División. ¿Compitiéndole a los grandes?
El Sevilla, pese al éxito liguero, fuera de casa ha sido un equipo sin alma durante toda la temporada, tanto que el himno ha estado a punto de ser cambiado: “el equipo de la casta y el coraje… de otros tiempos”.
Dicen que es ahora -cuando las cosas al final se han torcido- cuando arrecian las críticas hacia este rabanito, casi sesentón, que nos llegó el pasado verano a Europa diciéndonos a la cara cuan torpes somos en cuestiones futbolística. Algunos ya lo calamos desde el partido de ida de la Supercopa de España, allá por agosto:

Sábado 17 septiembre 2016 1-1. ¡A mí la Legión!
Sábado 24 septiembre 2016 3-1. ¡Maldita justicia!
Sábado 3 diciembre 2016 2-1. Sin alma no hay paraíso
Sábado 11 marzo 2017 1-1. Bla, bla, bla...
Martes 14 marzo 2017 2-0. Desahucio express
Domingo 19 marzo 2017 3-1. Gladiadores vs. ursulinas
Miércoles 5 abril 2017 3-0. Vergonzosa incomparecencia
Sábado 8 abril 2017 4-2. Cogido con alfileres
Viernes 21 abril 2017 2-0. Pachanga marinera
Lunes 1 mayo 2017 4-2. Amateurismo infame
Viernes 5 mayo 2017 1-1. Amateurismo suicida
Domingo 14 mayo 2017 4-1. Amateurismo circense 
 
P.S.- La foto del Diario de Sevilla que ilustra esta página lo dice todo: Última comparecencia en el Bernabéu y teléfono en ristre mientras el equipo se jugaba la dignidad en el césped.
#Sampancracioveteya

domingo, 14 de mayo de 2017

4-1. Amateurismo circense


Cuarta crónica consecutiva sustantivando el adjetivo "amateur" para, acompañado de otro adjetivo a cual más descriptivo, definir la triste realidad del fin de temporada del Sevilla 2016/2017. Y eso que, a falta de una jornada, se ha conseguido no la pretendida clasificación champions pero sí el objetivo de pelearla el próximo agosto, ya con virtudes profesionales.

Tiempo hacía -quizá nunca antes- que el Sevilla se presentara en la Cueva de Alí Babá en medio de la depresión generalizada de su hinchada. Posiblemente el mismo tiempo que hacía desde que no se quitaban del cartel media docena de profesionales antes de una cita en La Castellana, el último calentando antes del encuentro.

Así las cosas, no fue casual que el primer gol llegara antes de los diez minutos en jugada típica no de La Boca, sino de cualquier barrio del extrarradio de todas y cada una de las ciudades que en el mundo son: Falta al borde del área, todos se desentienden de proteger el esférico y el más listo, un tal Nacho al que hoy hemos hecho internacional junto con otro de apellido Danilo, se encarga de desequilibrar el marcador. ¡Que sí, que había un futbolista blanco en el suelo, que la falta se ejecutó casi dos metros alejada de donde se produjo, que no sabemos en el área contraria que hubiera dicho Undiano...! Pero el lance es del TBO y describe a la perfección el circo en el que ha convertido al Sevilla este brujo de allende los mares que, a Dios gracias, tiene las horas contadas en Nervión.

Y eso que, en líneas generales, el Sevilla ha disputado hoy el mejor partido como forastero. Pareciera que le hubieran calentado los bolsillos. Ni tras el segundo se dio por vencido y, unas veces los palos, otra la falta de puntería y en el resto Keylor Navas, impidieron una aproximación irreal en el marcador que solo vino, ya en el segundo tiempo, gracias a un Jovetic que lo intentó de todas las formas posibles. Error lamentable: los dos cambios salidos del banquillo blanco finiquitaron la pachanga.

Es lo que tiene cuando se pretende tutear a modo aficionado a una plantilla de profesionales. La imagen de algunos de los nuestros correteando tras los meacolonia a por una camiseta de recuerdo justo después del repaso, resulta patético. ¡Sampancracio, que tanta gloria lleves, como paz dejas!


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Real Madrid CF 4 - Sevilla FC 1
 
Real Madrid CF: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Nacho; James (Casemiro, m. 60), Kovacic (Modric, m. 71), Kroos, Asensio; Cristiano y Morata (Lucas Vázquez, m. 60).
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado, Nico Pareja (Walter Montoya, m. 46), Carriço, Lenglet; Kranevitter, Nzonzi; Correa (Ben Yedder, m. 88), Krohn-Dehli (Diego González, m. 88), Vitolo; y Jovetic.
 
Goles: 1-0, m. 9: Nacho. 2-0, m. 22: Cristiano. 2-1, m. 48: Jovetic. 3-1, m. 77: Cristiano. 4-1, m. 83: Kroos.
 
Árbitro: El navarro Undiano Mallenco. Mostró cartulina amarilla a Danilo y Morata, por los de la cueva, y a Mercado, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 37ª jornada de Liga disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.000 espectadores, con apenas presencia de sevillistas, hastiados ya de tanto circo.

De Madrid al infierno. Felix Machuca. ABC

Con artículos como éste, mi admirado Felix Machuca siempre tendrá vedados los platós televomitivos de la capital de España. Pero ni puñetera falta que le hace. Para eso tenemos el ABC del pasado viernes:

Desde que ocurrieron los hechos hasta que salieron a la luz de los medios hubo, al menos, un silencio que minutaba la vergüenza de su doble vara de medir. Madrid mide el hedor de sus excrementos con el tiempo que sabe manejar para enfriarlos y, después, servirlos en la mesa de la comunicación nacional, sin temor a que nadie se queme. Lo importante es que no se quemen ellos. Que la realidad de sus actos no los abrasen pese a que estuvieron en el infierno. En un infierno de botellas, pedradas, agresiones y violencia extrema que llegó a acorralar a una partida de policías. Los malos llevaban una camiseta puesta, perfectamente identificable. Con escudo y rayas. Con la violencia en su Frente. Pero nadie habló del frente madrileño, de la guerra de Madrid, de la pelea urbana donde los cristales estallaban contra las lecheras policiales y sus escudos. Confundiendo a conciencia hinchas con ultras, aficionados con bandoleros. Nada que envidarle, en su salvaje espíritu, a lo que pasa en Inglaterra, Polonia o Argentina. En absoluto. Los mismos perros con diferentes collares balompédicos. Pero chitón. Silencio. Apagón informativo perfectamente medido. Nada se dijo en la noche de la clasificación blanca para la final de Champion. La mierda había que enfriarla.

Los programas de televisión se volcaron sobre el hecho deportivo. Sobre la genial jugada de Benzema, sobre el partidazo de Isco, sobre una nueva final madridista y, tiene cohones, sobre la gran deportividad que respiró el enfrentamiento local. En la calle se estaban partiendo la boca. O reiventando el territorio comanche de Sarajevo. Pero shhhhhhh. Silencio. No era el momento para decir nada, para denunciar algo tan reprobable, para enseñar el cuadro torcido que el cielo madrileño tiene en el salón de casa cuando se convierte en infierno. Ninguna cadena nacional abrió sus informativos con aquel averno capitalino. No era el momento. Aquí, en cambio, los condenables hechos del Papelón fueron noticia de apertura de casi todos los informativos que, puntuales, asistieron a la divulgación de la salvajada. Los bárbaros sureños, los neandertales nervionenses, llenaron las pantallas televisivas de España aquella desafortunada noche. El miércoles no. El miércoles el espectáculo lo daba Madrid. Y esas cosas se cocinan antes de servirlas al público.

Mientras por las redes sociales galopaban los vídeos de la salvajada atlética, los informativos televisivos y programas de uso tópico, secuestraban la noticia con nocturnidad y alevosía. Y no fue hasta ayer, cercana las 24 horas de lo ocurrido, cuando algunos telediarios de la tarde caían en la guerra de Madrid. Aunque tuvieron la desfachatez de envolverla en el celofán previo de cómo dos aficiones apasionadas animaban a sus equipos, se enfrentaban en un ambiente modélico, casi de público de ajedrez, en las gradas. Con semejante mezcla de nata y crema te remitían después a los hechos violentísimos de la calle. Con epidural. Aquí sin anestesia. Lo de aquí fue un papelón. Lo de Madrid un papelillo. Pero todos sabemos que Madrid tiene dos varas de medir las cosas más violentas del fútbol. Una para ellos. Y otra para provincias. Pues no son ni mejores ni peores que las barras provinciales. Son idénticas en su extremado salvajismo. Y con idéntica severidad habría que juzgarlas desde los organismos oportunos. Ya sea Interior o la Liga. ¿Tendrán lo que hay que tener para hacerlo? Con Sevilla, seguro. Con la capital…menos paso quiero. Nos sobran los motivos para pensar que Madrid siempre nos la juega con las cartas marcadas. No extrañarse de que cierren el Pizjuan por la guerra de Madrid. Porque allí la guerra la hacen los aficionados. Aquí, los ultras. Realmente son increíbles…

viernes, 5 de mayo de 2017

1-1. Amateurismo suicida


De la feria al circo. De Los Remedios a Nervión. Del "fino" a lo grosero. De la alegría al sofocón. Del jolgorio al tedio.

El Sevilla amateur otra vez en La Bombonera. Enfrente la Real Sociedad profesional, la que pone en liza sin alharacas el juego que vino proponiendo Sampancracio desde La Pampa.

Lo mejor, el punto. Empatar cuando es imposible la victoria ha de ser siempre el objetivo. Y es que un Sevilla inseguro, pese a ponerse por delante en el marcador al borde del descanso, gracias a Sarabia, se ha vuelto a mostrar incapaz de sumar los tres puntos que hubiesen asegurado la cuarta plaza clasificatoria y quién sabe si la tercera tras el varapalo atlético en Liga de Campeones. Misión imposible para este equipo absolutamente desinflado y ayuno de carácter que bastante tiene con buscar remedios a su lamentable estado y no entretenerse en las quimeras del resto.

Hoy jugaron: Rico, sin  apenas trabajo y quien, tras rebote desafortunado sobre Nzonzi, no atajó el primer disparo entre los tres palos. Mercado solo es carrilero en la mente del técnico. Rami volvía tras mucho tiempo de baja y no desentonó. Lenglet, amonestado en el minuto 3, fue el mejor de la zaga. Escudero lo intentó en ataque como en él es habitual aunque descuidó su zona. Nzonzi, sin estar a su altura y con las maletas casi hechas, otra vez fue el mejor. Nasri, de vuelta y ralentizando el juego del equipo. Sarabia, extrañamente fallón pese al gol. Franco, otra vez perdido. Vitolo reapareció, que no es poco, para disputar -todo apunta- sus últimos minutos como local en el Sánchez Pizjuán. Ben Yedder, trabajando incansablemente aunque sin ocasiones de cara al marco contrario. Los refuerzos, Ganso, Iborra y Jovetic, nada aportaron tras su entrada al terreno de juego coincidiendo con la expulsión de Zurutuza.

Y al pito... González al cuadrado: el colegiado de Ponferrada, con éste, ha dirigido 20 encuentros ligueros al Sevilla FC: tercer empate, seis victorias y once derrotas sevillistas. Números que no son normales -véase la estadística con el resto de árbitros- cuando hablamos de un equipo puntero, las últimas temporadas especialmente. Menos mal que a la feria le queda un día... beber para olvidar.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 1 - Real Sociedad 1
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Mercado, Rami, Lenglet, Escudero, Nzonzi, Nasri (Iborra, m. 81), Sarabia, Franco Vázquez (Ganso, m. 68), Vitolo (Jovetic. m. 81) y Ben Yedder.
 
Real Sociedad: Rulli, Odriozola, Íñigo, Raúl Navas, Yuri, Xabi Prieto, Illarra, Zurutuza, Vela (Zubeldia, m. 81), Juanmi (Granero, m. 88), Oyarzabal (Canales, m. 60).
 
Goles: 1-0, m. 41: Sarabia. 1-1, m. 62: Carlos Vela.
 
Árbitro: El castellano-leonés González González. Amonestó a Lenglet, Franco Vázquez y Sarabia, por el Sevilla, y a Illarramendi, Canales y Zurutuza, por los donostiarras. Expulsó por doble amarilla a este último (m. 80).
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 36ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con escasos 30.000 espectadores en sus gradas en noche de viernes feriado y otra vez lluvioso durante gran parte del primer tiempo. Terreno de juego en perfectas condiciones.

lunes, 1 de mayo de 2017

4-2. Amateurismo infame

Cualquiera que no sepa de qué va esto, ve jugar al Sevilla y hasta le parece que lo hace bien: "menea" la pelota, se producen desmarques, triangula en ocasiones y, a veces, hace llegar el esférico a uno de los de blanco, hoy color albero.

Pero nada más lejos del fútbol de verdad, del fútbol profesional, del fútbol de élite por el que se ha movido este club, con una sola excepción, en los últimos catorce años. Proponer un ataque lentísimo a la desesperada, sin pegada alguna pese al doblete de Franco, descuidando la defensa y contando por goles, previos errores indignos, los disparos del contrario a puerta, tiene un solo responsable: el genio de La Pampa que, sesentón casi, llegó a la Vieja Europa a decirnos a la cara cuán torpes somos. Le compramos el discurso con vehemencia, nos hicimos sampaolistas ya en pretemporada y ahora, llegado mayo, recogemos la cosecha en forma de burda mentira.

Para colmo, ya en los minutos de la basura, después que un portero sin culpa hoy pero de mentirijillas, prefabricado por Del Bosque -aceptado con gusto en los madriles al no hacer sombra a sus preferidos, y asentado en la titularidad a base de no encontrarle en Tercera un cancerbero que le discutiese el puesto- se permita el lujo de rechazar milagrosamente el primer penalti de su vida, solo sirvió para que los costasoleños ampliaran el marcador en la segunda jugada.

Curiosamente, hoy se cumplían tres años del "mbiazo" en Valencia que nos llevó camino de Turín a por el cuarto trofeo europeo. Aquel desastroso partido resuelto en el 94 apestaba a adrenalina, nada que ver con las fragancias de hoy también a orillas del Mediterráneo. Si la tercera plaza es una quimera, conseguir la cuarta pasa por comunicarle el cese automático a Sampancracio antes de llegar a Antequera. Más vale una previa de Champions que los malditos cinco millones que quiere ahorrarle el rabanito a la AFA.

¡Encima en Málaga han disfrutado de un "derbi"...!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Málaga CF 4 - Sevilla FC 2
 
Málaga CF: Kameni; Luis Muñoz, Llorente, Luis Hernández, Ricca (Torres, m. 71); Camacho, Recio, Pablo Fornals, Ontiveros (Keko, m. 87), Jony; y Sand.
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado (Vietto, m. 83), Pareja, Lenglet, Escudero; N' Zonzi, Kranevitter (Iborra, m. 53); Sarabia, Franco Vázquez, Correa; y Ben Yedder (Jovetic, m. 71).
 
Goles: 0-1, m. 29: Iborra. 1-1, m. 37: Fornals. 2-1, m. 50: Sandro. 2-2, m. 56: Franco Vázquez. 3-2, m. 76: Llorente. 4-2, m. 88: Juankar.
 
Árbitro: El valenciano Martínez Munuera. Mostró cartulina amarilla a Camacho y Ricca, por los locales, y a Escudero, Sarabia, Franco Vázquez, Correa e Iborra, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 35ª jornada de Liga disputado en el estadio de La Rosaleda ante 23.000 espectadores, medio millar de ellos sevillistas que dejaron atrás la feria para asistir al circo.