martes, 16 de enero de 2018

Montella, que no te enteras



Que a Berizzo había que echarlo solo puede dudarlo hoy algún juntaletra subvencionado-resultadista y ciertos aficionados, genios más bien, los mismos que -durante tres años y para su sonrojo, si vergüenza tuvieran- criticaban a Unay Emery mientras el vasco se entretenía en llenar de plata europea las vitrinas de Nervión.

Otros, menos extremosos aunque más sibilinos, critican el cambio por prematuro, por haberlo realizado antes de un derbi, cuando -eso dicen- los dirigentes deberían haber aguantado al argentino precisamente hasta ese choque y, en caso de catástrofe, como finalmente ocurrió, proceder al cese.

Para gloria de este malhadado consejo de administración, hay que reconocer que eso hubiera sido lo fácil, repartir culpas, sin embargo -y con mayor conocimiento de causa que la gran mayoría- procedió a asumirlas y a destituirlo justo cuando se había perdido definitivamente la confianza en él, pensando en el Sevilla y no en salvar el traserillo tras una -por entonces- hipotética debacle.

Pero Berizzo ya es -triste- historia y llegó Montella…

Y está claro que el italiano, a estas alturas no se ha enterado de la película: no toma decisiones acertadas, no puede tomarlas, quien, recién llegado, elige a Sergio Rico y deja ir a David Soria; quien alinea a Carole en lugar de Arana, quien dispone una misma alineación con el negrito francés, Mercado, Nolito y Navas; quien pretende algo en el minuto 84 de un partido que se está perdiendo dando entrada a Corchia por Mercado, quien busca soluciones sacando del campo a mudo-sordo-cojo Vázquez y metiendo a Correa teniendo a Sarabia en el banquillo.

Cierto es que se divisa, siquiera lejanamente, un rescoldo para la esperanza: ahora se ponen en prácticas jugadas a balón parado que parecían abandonadas, el equipo parece más juntito, aparecen algunos apoyos arriesgados muy alejados del tuya-mía en campo propio, incluso se ejecutan desmarques en posiciones adelantadas sobre los que aún pesan en exceso una rémora de abusos de pases horizontales... Nada al fin y al cabo pero algo viniendo de donde venimos, motivo por el que hay que esperarlo.

Dice hoy Iborra, en entrevista de Roberto Arrocha en ABC, que “rabia, orgullo y coraje es lo que el Sevilla jamás puede perder”. Pablo Blanco, ejemplo para muchos, gusta de decir que "al guerrero, al luchador, al que da bocados, no se pida jamás en el Sánchez Pizjuán". La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero, más aún cuando la dice gente que ha tenido el honor de derrochar de todo ello.

Quédense con una palabra, "desevillistización", idea de mi amigo Ernesto López de Rueda. La RAE hispalense la define bien claro: "acción y efecto de desevillistizar (abandonar toda apariencia de sevillismo en el Grande del Sur de España)". Y a fe que parece haberse conseguido. Muchos son los culpables, unos están a la vista de todos y son objeto de un merecido pim-pam-pum, otros huyeron a la patria de Rómulo y Remo cuando fueron conscientes de su tremendo error.

domingo, 14 de enero de 2018

1-0. La peste está aquí



He visto cadáveres con mejor color de cara. Ni siquiera los primeros veinticinco minutos de gilifútbol han despertado en el seguidor ilusión alguna. Y es que los contrarios ya han asumido que marcando al menos un gol es casi imposible perder ante este Sevilla de tómbola de barrio.

Transcurrió el primer tiempo sin generar una sola jugada de gol por parte y parte. El inconsciente colectivo (término con el que Carl Gustav Jung postuló la existencia de un sustrato común a los seres humanos de todos los tiempos y lugares del mundo, constituido por símbolos primitivos con los que se expresa un contenido de la psique que está más allá de la razón) todavía albergó la duda sobre la posibilidad de un segundo tiempo "de los de antes", de remontadas imposibles, de no rendirse jamás... Pero eran otros tiempos. Hoy por hoy, el psiquiatra suizo se las vería y se las desearía para encontrar un solo pensamiento de posibilidades en positivo que superare la evidencia palmaria de un Sevilla hecho añicos.

Justo eso es lo que ocurrió al comienzo del segundo tiempo: un corner defendido con mejores fundamentos en el patio de un colegio de preescolar, dio ocasión para que se cumpliera el trámite esperado: derrota -otra- y pa casa -otra vez-.

Cuesta decir que se ven tan ciertos como insuficientes avances -¡cómo estaría el equipo o qué poca se esperaría de él!-: se juega más juntito, aparecen más apoyos, más desmarques aunque todavía la mayor parte de ellos apestosamente horizontales, el balón se suelta antes... Con todo y con ello, unos progresos tan exiguos y deficientes que no dan para revertir el aquelarre en que esta manada ha convertido cada cita con el calendario, tanto que crece el número exponencialmente de los que piensan en la dificultad para alcanzar los beatíficos 42 puntos.

Un muerto, sin pulso aparente, apesta a cadaverina. "Entre todos lo mataron y él solito se murió". El conocido refrán español se usa para esos momentos en los que nadie asume la parte que le corresponde de responsabilidad de algún suceso infausto, cuyo resultado es obra de diversos factores. Muchos responsables aparecen en esta historia. Solo falta que el finado corra la misma suerte que Gonzalo Montoya, el presidiario asturiano que, hoy hace justo una semana, resucitó tras pasar unas horas en el otro lado dentro de una sudario de plástico con cremallera.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
C. Deportivo Alavés 1 - Sevilla FC 0
 
C. Deportivo Alavés: Pacheco, Aguirregabiria, Laguardia, Ely, Rubén Duarte, Tomás Pina, Manu García, Ibai Gómez (Sobrino, minuto 90), Pedraza, Guidetti (Hernán Pérez, minuto 75) y Munir (Wakaso, minuto 85).
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Mercado (Corchia, minuto 84), Kjaer, Lenglet, Carole, Geis (Sarabia, minuto 62), Pizarro, Banega, Jesús Navas (Muriel, minuto 72), Nolito y Ben Yedder.
 
Gol: 1-0, minuto 51: Manu García.
 
Árbitro: El murciano Sánchez Martínez. Expulsó por doble amarilla a Rubén Duarte, por los locales. Tarjetas amarillas para Tomás Pina y Manu García, por los alaveses, y a Lenglet y Kjaer, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de Liga disputado en el estadio de Mendizorroza con 15.000 espectadores en sus gradas en tarde fría. Terreno de juego en regulares condiciones.

jueves, 11 de enero de 2018

2-1. Sentencias por doquier de una afición soberana



Había mucho en juego. Tras la debacle infame del sábado se exigía al menos actitud y, a ratos y en dosis pequeñísimas, pareció estar presente, ¿o fue un espejismo?

Frente a un segunda bien clasificado, el Sevilla ha rematado los octavos de final con un global de 4-1, quizá excesivo para los merecimientos de ambos rivales.

Lo mejor, sin duda, las diversas sentencias que el público soberano ha dictado en la noche de hoy: los sonados aplausos que acompañaron las salidas del terreno de juego de Banega y Ben Yedder fueron seguidos de sendas broncas a mudo-sordo-cojo Vázquez y a Muriel cuando se incorporaron al tapete. Nzonzi, por motivos diferentes, también sufrió la bronca en su retirada y Pizarro -quizá aún peor- la ignorancia.

La gente tiene claro qué es lo que espera de los suyos y parece claro que se acabó la paciencia con los indolentes, holgazanes y zánganos. Otros pudieron tener más suerte, porque solo son posibles tres cambios, aunque no se libraron: Sergio Rico, en otra infame actuación que ha de servir para relegarle no a la suplencia sino a la grada; Correa, a pesar de su gol, y Carole, sin talla alguna de futbolista profesional.

Mañana el sorteo de cuartos. ¡Que Dios nos coja confesados y, sobretodo, que la dirección deportiva acierte en las dos o tres mínimas incorporaciones que se precisan para inyectar en vena las enormes dosis de ímpetu, raza y arrojo que necesita esta plantilla adocenada!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 2 - Cádiz CF 1
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Corchia, Mercado, Lenglet, Carole, Geis, N’Zonzi (Pizarro, minuto 83), Banega (mudo-sordo-cojo Vázquez, minuto 72), Sarabia, Correa y Ben Yedder (Muriel, minuto 78).
 
Cádiz CF: Rubén Yáñez, Correa (Álvaro García, minuto 69), Servando, Kecojevic, Brian, Nico, Abdullah, Moha, Sergio González, Aitor García (Carrillo, minuto 61) y David Barral (Eugeni, minuto 61).
 
Goles: 1-0, minuto 31: Ben Yedder. 2-0, minuto 53: Correa. 2-1, minuto 85: Álvaro García.
 
Árbitro: El vasco De Burgos Bengoetxea. Mostró tarjetas amarillas a Brian y Sergio González, por los visitantes.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa de S.M. El Rey disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con la peor entrada de la temporada, unos 21.000 espectadores en las gradas en tarde muy fría. Terreno de juego en perfectas condiciones.

sábado, 6 de enero de 2018

3-5. Honor al Fútbol


El fútbol muchas veces, demasiadas veces, es injusto. El caprichoso balón hace y deshace a su antojo, pero no es el caso de hoy, pues desde el principio y hasta el final ganó quien quiso, cuando quiso y como quiso.
 
Lo normal en el mundo profesional es que los técnicos tengan más que estudiadas las ¿virtudes? y los defectos del contrario, y de estos el Sevilla actual acumula para llenar un serón, cuestión que tampoco ha pasado desapercibida para los adiestradores verdiblancos.

Encajar un gol antes de los treinta segundos de juego solo está al alcance de los incapaces, los mismos que con -honrosas- excepciones han deambulado hoy por la pradera de Nervión y, entre los que se salvan de la quema del deshonor, pongan a Escudero, Banega y Navas y paren de contar.

El resultado final es la evidencia más palmaria de que, para descollar en esto, lo primero, casi lo único imprescindible, son dosis de casta, coraje y amor propio, virtudes todas ellas que han brillado con luz propia en el lado visitante. Una vez puestas en liza, la calidad (que también es importante) hará el resto... como así ha sido. La aptitud sin actitud es una quimera imposible en el deporte de élite.

La muchas veces bendita injusticia, ha revertido hoy en maldita justicia, la que ha servido para dar un merecido alegrón a nuestros vecinos, regocijo ajeno que, bien aprovechado, debiera servir par hacer una limpia sin precedentes en este convento de ursulinas en el que hemos convertido los otrora tercios de legionarios de honor que poblaban las entrañas con olor a linimento del Sánchez Pizjuán.


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Sevilla FC 3 - R. Betis Balompié 5
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Corchia (Sarabia, minuto 84), Kjaer, Lenglet, Escudero, N’Zonzi, Banega, ‘Mudo’ Vázquez (Correa, minuto 57), Jesús Navas, Nolito (Muriel, minuto 69) y Ben Yedder.
 
R. Betis Balompié: Adán, Barragán (Francis, minuto 16), Mandi, Feddal, Durmisi, Javi García, Guardado, Fabián (Camarasa, minuto 76), Joaquín (Tello, minuto 60), Boudebouz y Sergio León.
 
Goles: 0-1, minuto 1: Fabián. 1-1, minuto 13: Ben Yedder. 1-2, minuto 21: Feddal. 2-2, minuto 39: Kjaer. 2-3, minuto 63: Durmisi. 2-4, minuto 65: Sergio León. 3-4, minuto 67: Lenglet. 3-5, minuto 95: Tello.
 
Árbitro: El extremeño Gil Manzano. Mostró tarjetas amarillas a Banega, Escuderoy Lenglet, por el Sevilla, y a Francis, Feddal, Mandi, Sergio León y Adán, por los visitantes.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 18ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con 40.000 espectadores en las gradas en noche muy fría. Terreno de juego en mejorables condiciones.

miércoles, 3 de enero de 2018

0-2. Esto suena distinto



Sin tirar las campanas al vuelo, que ni de lejos hay que hacerlo; sin alharacas y abusando todavía demasiado de la ramplonería... pero algo ha cambiado en este Sevilla (para mejor) con el simple cambio de cromos en el banquillo.

Que Navas vuelva a reencontrarse con el gol y, sobretodo, que Sergio Rico haya sido capaz de desviar un lanzamiento de penalti (creí que nunca lo vería), evidencia que, por lo menos, las meigas vuelven a vestir de blanquirrojo, hoy de negro. ¿O será quizá por eso?

Sobró el segundo tiempo, mejor dicho, nos superaron los amarillos en ese periodo, a base de esos atributos (casta y coraje) del que tenemos que hacer acopio para llenar ese serón repleto de telarañas. Los deberes siguen pendientes: el trío de incorporaciones necesarias y sus consecuentes salidas continúan siendo imprescindibles de cara a la segunda parte de la temporada.

En el primero se cuajó la victoria (y parece que la eliminatoria): antes del segundo tanto obra de Navas, Nolito había adelantado al Sevilla en una jugada marca de la casa, periodo en el que no solo llegaron los goles sino también un par más de claras ocasiones como resultado de esa pizca de verticalidad y de alguna que otra jugada ensayada que -¿Montella?- ha debido imbuir y poner en práctica en escasas tres jornadas de entrenamientos.

Nada hay hecho, si bien dos goles en campo ajeno en eliminatoria copera ha sido hasta ahora garantía de éxito. La próxima semana en Nervión a refrendar el pase a cuartos. Antes, en apenas 72 horas, partido liguero para comprobar si, como se viene afirmando, este año, por fin, hay derbi.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Cádiz CF 0 - Sevilla FC 2
 
Cádiz CF: Rubén Yáñez, Rober Correa, Marcos Mauro, Mikel Villanueva, Brian Oliván, Garrido, Perea, Álex Fernández, Traoré (Nico Hidalgo, minuto 82), Aitor García (Álvaro, minuto 69) y David Barral (Salvi Sánchez, minuto 69).
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Corchia, Kjaer, Lenglet, Escudero, Pizarro, N’Zonzi, Banega (‘Mudo’ Vázquez, minuto 73), Jesús Navas (Sarabia, minuto 85), Nolito y Muriel (Ben Yedder, minuto 65).
 
Goles: 0-1, minuto 9: Nolito. 0-2, minuto 22: Jesús Navas.
 
Árbitro: El valenciano Mateu Lahoz. Mostró tarjetas amarillas a Mikel Villanueva, Marcos Mauro y Aitor García, por los gaditanos, y a Kjaer y Lenglet, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la Copa de S.M. El Rey disputado en el estadio Carranza con 18.000 espectadores presentes, la práctica totalidad de sus gradas cubiertas. Tres millares de sevillistas. Terreno de juego en regulares condiciones.