domingo, 27 de noviembre de 2011

0-1. ¡Aire!. Media hora para la esperanza



Sin pamplinas, sin historias, sin pretender reinventar el fútbol: había que ganar y se ganó. Golito de penalti, tres puntos y para casa. La esperanzadora media hora larga que el Sevilla ha disputado hoy en La Romareda, al comienzo del choque, debe convertirse en ese clavo ardiendo al que agarrarse para retomar las miras de principios de temporada.

El superávit de centrocampistas que Marcelino ha puesto hoy en liza ha contribuido, sin duda, al resultado final: si bien Medel, Trochowski y Rakitic no han estado todo lo acertados que se precisa en ataque, sobretodo los dos últimos, su puesta en liza ha supuesto ese punto de equilibrio de fuerzas tan necesario en la zona de creación. Cuando las cosas no salen como se pretenden, con dos bandas que no son lo que fueron, bien tapadas y escasamente innovadoras, bueno es rectificar y desde ahí, desde ese punto de humildad, comenzó a gestarse el magnífico resultado de hoy que vale su peso en oro.

Genial los primeros minutos de Negredo que ha acabado convirtiéndose en el líder de este nuevo Sevilla, amparándose, principalmente, en el trivote a sus espaldas. Incluso a Navas y Perotti se le han visto hoy cositas que hace tiempo no mostraban.

Pero donde sin duda se ha evidenciado el cambio ha sido en la zona defensiva: incluso con la pérdida del control del partido del segundo tiempo, el marco de Javi Varas apenas pasó por situaciones de apuro y en ello tuvo mucho que ver, sin duda, además del trabajo incansable del mediocampo, el buen hacer de toda la línea de zagueros, en especial de un gigante Fazio y del jugador más regular de este año, Fernando Navarro.

La segunda parte apenas sirvió. Como queda dicho, pocos sufrimientos atrás y casi nulas aportaciones en ataque. Sólo al final, con el tiempo superado, dos galopadas de Navas y Perotti supusieron los únicos acercamientos a la meta de Roberto: Campaña y Armenteros desperdiciaron dos clarísimas ocasiones aunque la asistencia final del palaciego al primero de ellos no mereció la mejor de las calificaciones.

A resaltar, que el Sevilla es a estas alturas el único equipo imbatido fuera de casa. Algo se debe estar haciendo bien lejos de Nervión. En el plano negativo, la retirada de Negredo al que hubo de aplicarse hielo en el muslo. Esperemos que todo quede en una medida preventiva pues desde su sustitución faltó la necesaria referencia en posiciones de ataque.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Real Zaragoza 0 - Sevilla F.C. 1

Real Zaragoza: Roberto; Juárez (Pablo Barrera, m. 76), Lanzaro, Mateos, Paredes; Ponzio, Meira (Rubén Micael, m. 45); Lafita, Luis García, Juan Carlos; y Postiga.

Sevilla F.C.: Javi Varas; Coke, Fazio, Spahic, Navarro; Medel, Trochowski (Armenteros, m. 80), Rakitic (Campaña, m. 86); Navas, Perotti y Negredo (Manu del Moral, m. 57).

Gol: 0-1, m. 23: Negredo (P).

Árbitro: El vasco Pérez Lasa. Amonestó a Paredes, Mateos, Lanzaro, Juárez y Luis García, por el Zaragoza; y a Trochowski y Armenteros, por el Sevilla. Expulsó con roja directa a Juan carlos en el minuto 89.

Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de Liga disputado en el estadio de La Romareda ante 25.000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).



domingo, 20 de noviembre de 2011

1-2. ¡Qué asco, qué asco!... ¿del juego de los vascos?


20-N, porque así lo quiso ZP: Todo a su debido tiempo. Ahora, de momento, especial atención al escrutinio de la jornada electoral, sin duda el partido más importante que, como nación, estamos disputando en los últimos lustros. La dramática situación económica y social del país obliga hoy a los españoles a intentar cortar en las urnas la hemorragia dineraria y la sangría de empleo de la última legislatura. Esperemos haber acertado.
Mientras tanto, aquí os dejo la imagen de la jornada: la jugada polémica del último minuto del partido de anoche en Mestalla. ¡Claro que no fue penalti, claro que no... ya lo sabíamos!



Horas después y ya en pleno lunes, más que crónica, tocan reflexiones sobre ¿el partido del Sevilla?:
Casi todos a estas alturas saben bien que el titular que encabeza este artículo es un cántico archiconocido, nacido en Nervión -y no precisamente junto a la ría- con el que la afición futbolística española viene calificando históricamente el espectáculo que, tradicionalmente, han brindado los bilbaínos en los terrenos de juego. Es de sobra conocido que el "jogo bonito" tan apreciado por aquí -incluso por encima del resultado- no es una de las predilecciones del fútbol vasco, aunque otras muchas virtudes sí que lo adornan; y sobre el tapete del Sánchez Pizjuán los leones han vuelto a ponerlas en liza: ritmo, intensidad... hasta "cojones" podría llamarse, aunque sería injusto no reconocerle también a este Athletic unas prestaciones técnicas y una disposición muy por encima de los jugadores sevillistas.
Los ojos se vuelven ya contra un entrenador que llegó encumbrado por casi todos y que, a estas alturas, no ha dado motivos que expliquen esa valoración. Parece claro que el Sevilla no sabe a lo que juega, no sabe cómo jugar, ni tampoco con quien. Como ejemplo, el técnico asturiano se refirió hace poco a Fazio como un futbolista muy interesante para la línea defensiva... desde entonces sólo ha jugado como mediocampista, en detrimento de un jugador como Campaña que ha contado sus escasas apariciones con buenas actuaciones. El fatídico sistema (4-2-4) de dos delanteros con dos bandas pegadas a la cal, aunque Kanouté -a años luz del añorado- se incruste más en labores de creación, sigue siendo un lastre para un equipo que ya no es el que fue y que, a la vista de los mimbres -hora es ya de reconocerlo-, debería jugar más arropadito en la parcela ancha a la espera de una genialidad de Negredo, un desborde de Perotti o una vertical carrera de Navas. Al menos tendríamos algunas posibilidades de empatar...
Pero sería injusto dejar caer toda la responsabilidad en el técnico: una vez confeccionada la alineación en la pizarra, los once -o los catorce- elegidos para lucir en el pecho el escudo del Grande de Andalucía deben ofrecer una imagen de compromiso muy por encima de lo que vienen mostrando partido tras partido. Sólo Fernando Navarro dejó entrever un nivel de compromiso aceptable... porque Cáceres y Spahic, sin olvidar a Javi Varas en el segundo, contribuyeron, con sendos fallos, a los goles forasteros (el primero haciendo una falta en las inmediaciones del área sobre un jugador contrario que perseguía una pelota que se marchaba por la banda y el segundo errando en la entrega y propiciando la debacle)... porque no tiene explicación alguna que el rechace de Negredo en el primer tanto llegara a los pies de Iraola completamente desmarcado en la frontal del área... porque da idea de la absoluta falta de respeto que se le tiene al Sevilla actual el hecho de que un equipo como el Athletic se ponga dos veces por delante en el marcador y, no conforme con ello, intente "matar" el partido mientras los nuestros se quedan a verlas venir... porque el partidito de jugadores como Escudé, Trochowski, Rakitic o Armenteros ni siquiera merecen una mención, o en todo caso desfavorable.
Parece claro que el equipo del patadón y tentetieso ya no es el del Bocho. Po último, ahora sí, parece llegado el momento del llanto y del crujir de dientes. ¡Lástima del tiempo que -muchos- no nos dejaron disfrutar como merecía la ocasión!
Este no es el camino, no. ¡Qué asco, qué asco!... ¿del juego de los vascos?
FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 1 - Athletic Club de Bilbao 2


Sevilla F.C.
: Javi Varas; Cáceres, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Fazio, Trochowski (Rakitic, m. 66), Perotti (Armenteros, m. 71); Negredo (Manu del Moral, m. 64) y Kanouté.

Athletic Club de Bilbao
: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, San José, Artunetxe, De Marcos; Muniain, Íñigo Pérez (Ramalho, m. 86), Ander, Susaeta (Gabilondo, m. 66); Llorente (Toquero, m. 88).

Goles
: 0-1, m. 5: Iraola. 1-1, m. 14: Jesús Navas. 1-2, m. 71: De Marcos.
Ábitro: El valenciano Ayza Gámez. Mostró tarjeta amarilla a Fernando Navarro y Spahic por el Sevilla y a De Marcos y San José por los vascos.
Incidencias: Partido correspondiente a la 13ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 29.000 espectadores en tarde desapacible y electoral. Terreno de juego en buenas condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).

martes, 15 de noviembre de 2011

Así se escribe la "historieta". Otra mentira a repetir mil veces


Nada nuevo bajo el sol. Desde el pasado domingo un nuevo mantra se extiende como una mancha de aceite sobre el panorama futbolístico sevillano: "El Betis vence en el primer derbi femenino de la historia" (muchodeporte-eldesmarque-abc).

¡Ea! Sólo falta repetirlo mil veces, o mil veces mil, para que los "historiadores" del próximo siglo, o del siguiente, beban en las actuales, "cristalinas" y "fidedignas" fuentes de la prensa deportiva sevillana.

Si el primer equipo femenino sevillista disputa una competición superior, en categoría nacional, y su segundo once se enfrenta al primero del equipo menor de la ciudad, ¿de verdad que eso es un derbi?, ¿un Sevilla Atlético - Betis es un derbi? Bueno es saberlo... De todas formas, nada mejor que ir a La Palangana Mecánica de nuestro querido Carlos Romero que, adelantándose como siempre a todos, ha puesto los puntos sobre las íes en este asunto.

Como decíamos al principio, nada nuevo bajo el sol: Baste recordar "que (a coj...) vencieron en la inauguración del Ramón Sánchez Pizjuán; que son el equipo del pueblo y el Sevilla de la jet; que sus números son superiores a los nuestros en la mayoría de las competiciones; que las instituciones nunca les han ayudado; que su club nació porque el otro equipo de la ciudad no dejaba jugar a los obreros de la Fábrica de Pirotecnia; que frente a un equipo burgués, apareció otro del pueblo; que los Acaldes sevillistas les quitaban los tranvías"

¿Presume algún sevillista del 22-0 en el marcador del partido celebrado el 24 de febrero de 1918 en el Campo de la Enramadilla? Sin embargo, en puridad, ése sí que fue un derbi...

Lo dicho: repitámoslo mil veces, o mil veces mil. Esto ha de convertirse en verdad, sí o sí.

Señor Carrillo, don Emilio: tome buena nota para su próximo libro. Esta noticia da para un par de capítulos, seguro.


sábado, 5 de noviembre de 2011

0-0. ¡Qué cosa más lamentable!. Jiménez, ¿dónde estás para desgañitarme?



Paupérrima imagen.

A la fuerza, los mismos que se encargaron de ejecutar en la plaza pública a uno de los mejores entrenadores de nuestra historia, nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino. El nuevo mantra no es otro que este Sevilla se ha asentado definitivamente en la zona defensiva, que encajamos menos goles y que todo es debido al fenomenal trabajo que en esa parcela se lleva a cabo día tras día en los terrenos de la carretera de Utrera.

Los resultados podrían corroborar la nueva especie, pero la pura realidad es que cualquier equipo de la zona medio-baja de la tabla nos crea una cascada de problemas que sólo queda subsanada por la estrecha sociedad, mercantil o personal, que han conformado la diosa fortuna con el angelito Javi Varas. Dejémonos de historietas: sólo ese quasi milagroso binomio ha evitado en muchos encuentros que la palmaria inferioridad del terreno de juego se viera plasmada en el marcador de forma más justa y evidente.

Es cierto que tres bajas como las de Negredo, Kanouté y Perotti pesan tremendamente en este Sevilla, pero no lo es menos que la imagen a la que se aspira, a pesar de las ausencias, dista mucho de la perseguida y deseada. Pero no nos engañemos: con la participación de los tres citados la cosa no fue tampoco para tirar cohetes.

Hoy parecieron comenzar bien los blancos, triangulando con cierta frescura en la zona ancha, aunque sin aproximarse con peligro alguno sobre la meta de Aouate. Para colmo, el espejismo duró veinte escasos minutos. A partir de entonces el Mallorca se hizo amo y señor del terreno de juego, apabullando durante demasiados minutos el área sevillista y encontrándose, en los momentos decisivos, con el providencial Javi Varas. Hasta en tres clarísimas ocasiones, el de Pino Montano salvó a su equipo.

Sólo al final del encuentro, el Sevilla tiró de orgullo, mejor dicho de orgullito, y en el descuento, en las botas de Navas y Luis Alberto, gozó de las mejores ocasiones ante un equipo que no es nadie pero que -y eso es lo verdaderamente grave- demostró, al igual que los dos últimos colistas a los que nos enfrentamos, ser más que el equipo de Marcelino.

Por cierto, visto lo visto, ¿qué dirían del técnico esa parte “sabia” de la grada y esa prensa “entendida” si no hubiese llegado de Asturias en loor de multitudes, se llamara Manolo y se apellidara Jiménez?: “¡Vuelve Manolo! Mis frustraciones semanales y mi cuidada garganta te necesitan”.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

R.C.D. Mallorca 0 - Sevilla F.C. 0

R.C.D. Mallorca: Aouate; Cendrós, Chico, Ramis, Bigas; Tissone, Pina, Castro (Tejera, m. 76), Nsue; Alfaro (Álvaro, m. 87) y Hemed (Víctor, m. 80).

Sevilla F.C.: Varas, Caceres, Spahic, Escudé, Navarro, Medel (Fazio, m. 76), Rakitic (Campaña, m. 60), Navas, Trochowski (Luis Alberto, m. 67), Armenteros y Manu del Moral.

Árbitro: El cántabro J.A. Teixeira Vitienes. Amonestó a Bigas, Castro, Tejera y Pina, por el Mallorca; y a Medel y Spahic, por el Sevilla. Bien en líneas generales, aunque puso el listón muy alto en el apartado disciplinario. La tarjeta a Medel, inexplicable.

Incidencias: Partido correspondiente a la 12ª jornada de Liga disputado en el estadio Iberostar ante 12.000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).

jueves, 3 de noviembre de 2011

La infamia del Calderón sigue su curso



Escribía el pasado 13 de octubre, en relación con la decisión de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte de no actuar, "al no haberse podido identificar a los autores", tras la denuncia presentada por los lamentables cánticos del estadio Vicente Calderón durante la celebración del encuentro entre el Club Atlético de Madrid y Sevilla F.C.:

Entiendo que, una semana después de presentada la denuncia, por aquello de la burocracia administrativa, la detallada documentación no ha debido llegar a manos de tan insignes prohombres. Una vez en su poder, la actuación debe ser otra. Lo contrario sería algo así como "hagamos una ley mediáticamente perfecta para, sistemáticamente, incumplirla, dando entrada a la zorra en el gallinero".

Pues bien, ayer mismo, mediante escrito fechado en Madrid el pasado 28 de octubre, la citada Comisión Permanente informa "que, tratado ya este asunto en reunión de fecha 13 de octubre de 2011, la Comisión consideró que no había elementos de juicio bastantes para proponer la apertura de expediente sancionador a persona o personas responsables concretas". No obstante, al haberse calificado el escrito como denuncia, en virtud del artículo 31 de la Ley 19/2007, "le comunico que la Comisión ha acordado remitir la documentación recibida a la Delegación del Gobierno en Madrid", órgano administrativo competente para la iniciación, instrucción y resolución de expedientes sancionadores.

Seguiremos informando.