domingo, 19 de marzo de 2017

3-1. Gladiadores vs. ursulinas


Que el Sevilla amanerado de Sampacracio no tenía nada que hacer hoy en la ribera del Manzanares, con la excepción de su cohorte insensata de aduladores, lo sabía hasta el Tato. El meneo que el autor del partido a partido le ha metido hoy al Rasputín de la Pampa debiera servirle para aprender, sacar provecho y aparcar definitivamente su verborrea en busca de la actitud en forma de testiculina de la que ha privado a un conjunto que sí podía presumir de ella.

La alineación inicial a todos pareció un despropósito, incluso al técnico que a los 20 minutos se vio obligado a rectificar: tres centrales y dos carrileros ahogados en su carril dibujaban un 5-1-3-1 tan inédito como inoperante. Incapaz de acercarse en ningún momento a los dominios de Oblak, Simeone diseñó su esquema habitual basado en una presión incesante y en la velocidad de ejecución con la que, finalmente, desarbolaron a un equipito ensimismado en su afán de posesión, de toque, retoque y vuelta a empezar lejos de la meta rival e impotente a la hora de generar ocasiones dignas de gol.

Por contra, a los locales les bastó para hacer el primero que Gil Manzano señalara como indirecto (¡manda huevos!) un "juego peligroso pasivo" de Ramí en el piquito del área y que Griezmann la pusiera en la cabeza de un solitario Godín ante la "atenta mirada" de Mercado y de un Sergio Rico habitualmente aterrado cuando de disponer la barrera se trata. El segundo, ya en la continuación, más de lo mismo: una parapeto de cuatro componentes dispuesto por el cancerbero fue suficiente para que esta vez el francés la pusiera cerca de la escuadra en parte gracias a un portero tapado por su propia decisión. El tercero, a 13 minutos del final, llegó tras el enésimo resbalón de los de blanco (echemos, pues, la culpa al utillero): Iborra se cae en el círculo central y los locales, a base de toque y velocidad (¿te enteras, Sampancracio?) se plantan de nuevo ante Rico para que Coke culmine la goleada colchonera.

Luego marcó Correa para redondear la tarde a mayor gloria de un vendedor de crecepelos que hoy podrá presumir de los casi 500 pases acertados de su equipo en el último partido sevillista en el Calderón y de realizar menos faltas ante otro que te pasa por encima y que, aún con el trabajo hecho, corre más que tú.


El equipo de la casta y el coraje ha devenido en la camarilla del apoyito acobardado, del toquecito atemorizado, de la paredcita temblorosa y turbada, del centrocuentismo ineficaz e incompetente, de un alma castrada y eunuca desconocida por estos lares. Por delante dos semanas sin veros: ¡Qué alivio!


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Atlético de Madrid 3 - Sevilla FC 1
 
Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Juanfran, m. 1), Godín, Savic, Filipe Luis; Gabi, Koke; Saúl Ñíguez, Carrasco (Gaitán, m. 82), Griezmann; y Gameiro.
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mariano, Mercado, Rami, Lenglet (Jovetic, m. 46), Escudero; Nzonzi; Sarabia (Iborra, m. 63), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 63).
 
Goles: 1-0, m. 37, Godín; 2-0, m. 60, Griezmann; 3-0, m. 77, Koke; 3-1, m. 85, Correa.
 
Árbitro: El extremeño Gil Manzano. Amonestó a Filipe Luis, Carrasco, Godín y Fernando Torres, por los locales y a favor de corriente; y a Escudero, Sarabia y Mercado, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de Liga disputado en el estadio Vicente Calderón con 50.000 espectadores en sus gradas. Terreno de juego en buenas condiciones.

martes, 14 de marzo de 2017

2-0. Desahucio express


Cuentan las lenguas antiguas -y malintencionadas- que cuando ZP y Carmen Chacón (que no la de Merimée) idearon la “ley del desahucio express” para poner en un plis plas de patitas en la calle a quien dejaba de pagar la hipoteca o el arrendamiento, lo hicieron pensando en el Sevilla FC y su maldición con los cuartos de Champions.

Ni poniéndoselas como a Fernando VII o, lo que es lo mismo, que en el sorteo te toque un campeón de La Premier camino de la “Segunder”, este Sevilla es capaz de superar sus históricos y atascados octavos. Todo el mundo tenía claro que, tras el resultado de la ida, la clasificación pasaba por marcar al menos un gol hoy en Leicester. Pues bien, una cosa es la intención y otra bien distinta la realidad: ni una ocasión a lo largo de 90 minutos ante un equipito ramplón, medroso e inseguro, que pedía a gritos “¡cómeme!”, pero al que nunca se inquietó salvo en un disparo de Nasri en el primer tiempo y otro lejano de Escudero, ya en el segundo, que se estrelló en el larguero instantes antes del segundo gol local.

Y es que, insisto, “sin huevos” no hay paraíso en forma de victorias, sobretodo lejos de Nervión donde el equipo viene comportándose como un conjunto de malandrines sin alma ni carácter, arrugadito ante rivales inferiores a los que les basta y les sobra poner en liza la “testiculina” de la que adolecen los nuestros. La inocente expulsión de Nasri y los instantes previos a la misma son toda una alegoría de este Sevilla de “Sampancracio” que nos llegó vendiendo humo desde La Pampa y que hemos comprado gustosos a precio de oro de las Américas: casi dos minutos de “centrocuentismo”, indolencia, toque, retoque, toqueteo infame, ora a la izquierda, ora a la derecha, lentitud, exasperación, nadería, apoyito, “paredcita” y vuelta a empezar para terminar en la calle, con una amarilla a cuestas, por acercar la frente a un contrario “que sí sabe de qué va esto”. La acción solo merece que el francés aproveche el Brexit para quedarse en las islas y no regresar con el equipo.

Lo mismo que no se ganan cinco títulos europeos de casualidad, errar hasta cinco penaltis consecutivos -y dos en la eliminatoria- tampoco es cuestión del azar y solo deja vislumbrar un equipo técnico que no ensaya ni mucho ni poco la suerte suprema. Hoy se echa de menos, no solo por su casta, la prestancia y seguridad de un tal Coke -sí Coke creo que se llamaba- cuando depositaba el balón sobre el punto fatídico: fuerte, al lado natural y “pa” dentro. ¿Tan difícil es “héroe de Casilda”?

Un equipito de medio pelo ha devuelto a la realidad a los que tan ilusionados estaban con el bla, bla, bla de un vendedor de crecepelos que se dejó dos puntos frente al Leganés, en el velatorio del Sánchez Pizjuán, reservando a los titulares para la “mejor” ocasión de hoy. Ni Champions, ni puntos ligueros, ni na de na. ¡Jiménez vuelve ya!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Leicester City FC 2 - Sevilla FC 0
 
Leicester City FC: Schmeichel; Simpson, Huth, Morgan, Fuchs; Albrighton, Ndidi, Drinkwater, Mahrez (Amartey, m. 88; Okazaki (Slimani, m. 63) y Vardy.
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado (Mariano, m. 46), Pareja, Rami, Escudero; Nzonzi, Iborra; Sarabia (Jovetic, m. 46), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 67).
 
Goles: 1-0, m. 26: Morgan. 2-0, m. 54: Albrighton.

Árbitro: El italiano Daniele Orsato. Amonestó a Vardy, Schmeichel, Ndidi y Mahrez, por el Sevilla, y a Nasri y Vitolo por el Sevilla. Expulsó a Nasri por doble amarilla en el minuto 73 y a Jorge Sampaoli en el tramo final del encuentro.

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League, disputado en un abarrotado King Power Stadium ante 32.262 espectadores, dos millares de ellos seguidores sevillistas. Terreno de juego en buenas condiciones.

sábado, 11 de marzo de 2017

1-1. Bla, bla, bla...



Cuando se trata de hablar, en el fútbol, como en la vida, el que se calla es el que sale ganando. Desde que llegaron los "rabanitos" al fútbol, con ese deje sudamericano entre el sórdido castellano y la musiquilla italiana, ha habido tiempo hasta de escribir tesis durante los primeros cuarenta y cinco minutos que resultan desvirtuadas tras el descanso, o viceversa.

Se jactó Sampancracio en las vísperas de anunciar a bombo y platillo la importancia de los tres puntos de hoy, poniendo en lontananza el choque europeo del próximo martes. Aseguró por activa y por pasiva que el partido sabatino debía servir de catapulta para el encuentro del martes.

Nada de nada. Como un valdano de la vida ha demostrado que las palabras -y más la insulsa palabrería- se las lleva el viento y que, curiosamente, el fútbol, un deporte lleno de mentiras, encierra grandes e irrenunciables verdades. Y sobre todas resalta la que asegura que los titulares lo son por algo. No puede anunciarse a bombo y platillo que se respeta al Leganés para, a continuación, introducir ocho novedades en el once habitual.

Las rotaciones a lo bestia son una engañifa para el aficionado: el fútbol de élite es el de las grandes estrellas, el que juegan, disputan y normalmente ganan los que entrenan compitiendo miércoles y domingo o martes y sábado, realizando a lo sumo los estiramientos a diez mil metros de altura aprovechando los "tiempos muertos" de los desplazamientos entre partido y partido.

Se daría por bien empleado si, al menos, la alocada decisión de hoy tuviera recompensa el martes, pero ¿quién puede asegurarlo? Aprendamos y llevemos a la práctica de una vez que lo importante es lo inminente, lo trascendente lo presente. ¿Mañana? Todos calvos.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 1 - CD Leganés 1
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Mariano, Carriço, Rami, Lenglet (Nzonzi, m. 46), Sarabia; Kranevitter, Walter Montoya (Vietto, m. 46), Correa, Franco Vázquez (Iborra, m. 68); y Jovetic.
 
CD Leganés: Herrerín, Tito, Mantovani, Siovas, Bustinza, Rubén Pérez, E. Morán, El Zhar, Gabriel (Insua, m. 90), Szymanowski (Machis, m. 63) y Guerrero (Luciano, m. 67).
 
Goles: 0-1, m. 2: Gabriel. 1-1, m. 42: Jovetic.
 
Árbitro: El castellano-leonés González González. Amonestó a Sarabia y Kranevitter, por el Sevilla, y a Gabriel y Rubén Pérez, por los madrileños.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 27ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con 32.000 espectadores en sus gradas en tarde cuasi primaveral. Terreno de juego en perfectas condiciones.

lunes, 6 de marzo de 2017

1-1. Insuficientes 45 minutos


Que no, tápense un poquito: sin intensidad no es posible alcanzar los imposibles objetivos que entre todos nos hemos endilgado.

No bastan 45 minutos decorosos -más bien solo 30- para vencer en terreno rival y más cuando el contrario pone sobre el tapete superiores dosis de “testiculina”, patentizando que la aptitud pasa a un segundo plano y a la que siempre ha de anteponerse en idéntico o superior grado la actitud, las ganas, el esfuerzo...

Reaparecían hasta cuatro ausentes del partido del jueves frente a los de San Mamés y ninguno tuvo su mejor día. Parece claro que la dinámica de nuestros mejores profesionales, contrariamente a los que hablan y no paran del cansancio por la acumulación de encuentros, pasa por competir cada 72 horas.

El decoroso primer tiempo de velocidad, ganas, empuje y calidad -gol incluido de Ben Yedder, tras perfecta asistencia de Sarabia- se desvaneció incomprensiblemente después del descanso donde los nuestros apenas tuvieron acercamientos sobre la meta de Pacheco. Por contra, Sergio Rico se convirtió en protagonista de la continuación “tragándose” el gol del empate para, a renglón seguido, salvar al equipo con dos prodigiosas intervenciones. “C'est le football” Que decía aquél.

La diferencia de un equipo con -dignas- pretensiones con otros de la dimensión del Barcelona o del Real de Madrid parece meridianamente claro que está en la exigencia. Los dos trasatlánticos del fútbol mundial, y por ende del español, saltan a todos los terrenos de juego sabedores de su calidad pero también del espíritu de sacrificio necesario para doblegar a los contrarios que, frente a ellos, juegan siempre “el partido de la temporada”. Y esa dosis extra de sacrificio, como el cariño verdadero, ni se compra ni se vende: se tiene o se anhela.


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Deportivo Alavés 1 - Sevilla FC 1
 
Deportivo Alavés: Pacheco; Femenía, Laguardia, Feddal, Theo Hernández, Llorente, Camarasa, Manu García, Ibai Gómez (Katai, m. 64), Toquero (Romero, m. 64) y Deyverson.
 
Sevilla FC: Sergio Rico, Mercado (Correa, m. 82), Pareja, Lenglet, Escudero, Kranevitter, Nzonzi, Iborra, Vitolo (Mariano, m. 73), Sarabia y Ben Yedder (Jovetic, m. 84).
 
Goles: 1-0, m. 23: Ben Yedder. 1-1, m. 74: Katai.
 
Árbitro: El tinerfeño Trujillo Suárez. Amonestó a Toquero y Laguardia, por los alaveses, y a Lenglet, Kranevitter, Iborra, Mariano y Vitolo, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 26ª jornada de Liga disputado en el estadio de Mendizorroza con 19.000 espectadores en sus gradas. Terreno de juego en buenas condiciones.

jueves, 2 de marzo de 2017

1-0. Meneo amateurista


Quince minutos -un cuarto de hora de fútbol vertical- fueron suficientes al final para tumbar a un Athletic de Bilbao pleno de casta y coraje, virtudes que han servido para dar a los nuestros un auténtico meneo en esa parcela.

Y de nuevo otro penalti fallado al borde del cuarto de hora: error en el lanzamiento de Jovetic remediado acto seguido -¡quién si no!- por Iborra al aprovechar el rechace de Iraizoz. Después 75 minutos de zozobra constante, de un esférico machaconamente pululando los dominios de Sergio Rico como nunca antes en Nervión.

Las rotaciones obligadas por las sanciones (Vitolo, Nzonzi, Sarabia y Pareja) y la alineación ultraofensiva puesta en liza por el técnico han lastrado a un equipo sin rumbo, desnortado durante la mayor parte del encuentro, perdido en mil situaciones inhabituales.

Tocaba sufrir ante un conjunto con alma y ¡vaya si se sufrió! Si a ello sumamos el ruidoso silencio de La Bombonera tenemos un pan como unas tortas. Se ha evidenciado una vez más que un campo sin ambiente, sin presión, es como un jardín sin flores y en eso hemos convertido la casa del sevillismo. Nuestros visitantes han encontrado en el Sánchez Pizjuán la comodidad suficiente para hacer el trabajo sin apreturas y a su antojo: los profesionales remando a favor de corriente en un ambiente más propio de un velatorio y los jueces haciendo sus particulares arreglillos. El arbitraje del segundo tiempo de hoy no es sino el que puede esperarse en la burbuja que entre todos hemos creado.

Increíblemente, y pese a todo, estamos ahí. Las aspiraciones que nos han encasquetado -no nos engañemos- son imposibles pero quizá no lo serían tanto si la irresponsabilidad de unos fanáticos únicamente simpatizantes de su propio ombligo se olvidaran de sus egos, respetaran la tradición de ese “sagrado” lugar y se dedicaran, sin olvidar sus justas reivindicaciones, a ejercer el privilegio nacido en Gol Norte, el mismo que reza “Animar a mi Sevilla...” .

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 1 - Athletic Club de Bilbao 0
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mariano, Rami, Mercado, Escudero; Iborra, Kranevitter; Correa (Franco Vázquez, m. 62), Nasri, Jovetic (Ben Yedder, m. 77); y Vietto (Walter Montoya, m. 77).
 
Athletic Club de Bilbao: Iraizoz; Bóveda (Susaeta, m. 68), Etxeita, Yeray, Saborit; San José, Beñat (Iturraspe, m. 60); Lekue, Raúl García, Muniain (Villalibre, m. 84); y Williams.
 
Gol: 1-0, m. 13: Iborra.
 
Árbitro: El riojano Ocón Arráiz. Mostró cartulina amarilla a Jovetic, Mariano, Mercado, Nasri, Correa y Kranevitter, por el Sevilla, y a Susaeta y Etxeita, por los vascos.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con 35.000 espectadores en sus gradas en noche de agradable temperatura para la época. Terreno de juego en perfectas condiciones.