jueves, 26 de febrero de 2015

2-3. ¡Qué grande eres, Sevilla!. El día de la marmota




Un poquito de Barrio Sésamo, aprovechando el diccionario de la Real Academia. Ganar: "obtener lo que se disputa en un juego, batalla, oposición, pleito, etc.". Y ganar, en este juego, se consigue marcando un gol más que el contrario. Sufrimiento... "paciencia, conformidad, tolerancia con que se sufre algo". Y alegría... "palabras, gestos o actos con que se expresa el júbilo".

Y así es, se trata de ganar y en su defecto, de empatar. Y merced a lo primero, en Nervión y en Alemania, el Sevilla ya está en los octavos de final de la Liga Europa, donde mañana el campeón conocerá su rival con la mirada puesta en Varsovia.

Naturalmente que se sufre ante el tercer clasificado de la Bundesliga y se tira de paciencia y de conformidad y al final... el premio, una historia cien veces repetida por El Grande del Sur de España que nos ha hecho revivir otro "día de la marmota" de padecimientos e inmensa alegría.

En un partido de locura, sin medio campo sevillista, resulta paradójico señalar como el mejor a Banega, ese jugador "conflictivo" que iba a venir aquí a pasearse, al decir de los sabelotodos de esto, y poniendo al mismo nivel a Vitolo e Iborra, inconmensurables ambos en sus respectivas labores.

Después del canguelo, el júbilo en un partido en el que siempre hemos estado como mínimo dos goles (tres en ocasiones y al final) por encima en la eliminatoria. ¿Que no lo ha parecido?

¡Qué grande eres, Sevilla!
FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Borussia Mönchengladbach 2 - Sevilla F.C. 3

Borussia Mönchengladbach: Sommer; Jantschke (Jonhson, m. 78), Stranzl, Álvaro Domínguez (Hrgota, m. 77), Wendt; Herrmann (Traoré, m. 72), Xhaka, Kramer, T.Hazard; Raffael, y Kruse.

Sevilla F.C.: Sergio Rico; Diogo; Carriço, Kolo, Tremoulinas (F. Navarro, m. 81); Krychowiak, Iborra; Aleix Vidal, Banega (M'bia, m. 65), Vitolo y Bacca (Gameiro, m. 77).


Goles: 0-1, m. 9: Stranzl, en propia puerta. 1-1, m. 19: Xhaka. 1-2, m. 26: Vitolo. 2-2, m. 29: Hazard. 2-3, m. 78: Vitolo.
 

Árbitro: El croata Marijo Strahonja. Amonestó a Hazard, Kramer y , por los locales, y a Iborra, Sergio Rico, Bacca, Aleix Vidal y Gameiro, por el Sevilla. Expulsó a por doble amarilla en el minuto 68 a Xhaka.



Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League, disputado en el Stadion im Borussia-Park, ante 53.000 espectadores, medio millar de ellos sevillistas, en noche fría y lluviosa. Terreno de juego en buenas condiciones.

domingo, 22 de febrero de 2015

4-3. Depresión post barullo. Derrota merecida ante nadie


Un auténtico follón, un grosero tumulto, una insolente confusión, un indecoroso desorden, un obsceno embrollo... un revoltijo nauseabundo. Un barullo desde el minuto 1 al 93.

A partir de hoy queda meridianamente claro quienes son titulares y quienes suplentes. Solo Banega y, posteriormente, Denis Suárez y Vitolo, bajaron el balón al suelo de un partido abyecto que merecidamente acabó en derrota ante la incapacidad sobrevenida de controlar a un rival que deambula muy cerca de los sótanos de la clasificación.
Ni el perverso Tixeira Vitienes que, de forma valiente, porque lo era, señaló penalti en el área sevillista de los que, insolentemente, se han dejado de pitar en el fútbol español, que obvió otro clarísimo en el área local, debe ser hoy referente para justificar la depresión que justificadamente queda tras el infame barullo visto hoy en Anoeta.

Dos ruegos finales: que el tal Deulofeu vaya ya entrenando con Luis Enrique para la próxima temporada y que el tal Bacca descanse a la sombra de una higuera siquiera hasta bien entrado el mes de mayo.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Real Sociedad 4 - Sevilla F.C. 3
 
Real Sociedad: Rulli; Zaldúa, Ansotegi, Íñigo M., De la Bella (Finbogason, m. 82); Pardo, Granero; X. Prieto, Canales (Hervías, m. 77), C. Castro (Bergara, m. 87); y Agirretxe.
 
Sevilla F.C.: Sergio Rico; Diogo, Arribas, Kolo, Tremoulinas; Carriço, Iborra (Denis Suárez, n. 64); Aleix Vidal, Banega, Deulofeu (Vitolo, m. 46) y Carlos Bacca (Gameiro, m. 68).
 
Goles: 1-0, m. 15: Agirretxe. 1-1, m. 42: Kolo. 2-1, m. 47: Xabi Prieto (p). 2-2, m. 67: Bacca. 2-3, m. 78: Gameiro (p). 3-3, m. 83: Arribas (p). 4-3, m. 89: Xabi Prieto.
 
Árbitro: El cántabro Fernando Teixeira Vitienes. Amonestó a De La Bella, Íñigo Martínez y Granero, por la Real,  y a Tremoulinas, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 24ª jornada de Liga, disputado en Anoeta ante 16.000 espectadores. Terreno de juego en malas condiciones.

viernes, 20 de febrero de 2015

1-0. Rabia y coraje. Se cumplió el guión



Ante una grada en silencio, más pendiente de su ombligo que de la razón de su existencia (“¡cantaremos todos unidos, alzaremos fuerte la voz...!”), sufriendo, multiplicando esfuerzos y tesón, cerrando huecos ante un gran equipo y esperando el momento propicio para golpear y poner la eliminatoria en franquicia. Ese ha sido el Sevilla de esta noche que ahora deberá afrontar el cincuenta por ciento restante en tierras teutonas con una mínima ventaja que, esperemos, sea suficiente para seguir defendiendo el título europeo.

La contundencia de los alemanes, en los minutos iniciales, fue silenciada por dos tarjetas amarillas casi consecutivas de esas que por aquí no se estilan y que llegaron (tras la concesión de la correspondiente ley de la ventaja) hasta dos minutos después de producirse la acción que las originó.

Durante los primeros 45 minutos bastante hizo el Sevilla con controlar las acometidas forasteras, convirtiendo a Sergio Rico en el jugador talismán, tirando de efectividad, anticipación y reflejos en los tres balones peligrosísimos que rondaron su portería.

El segundo tiempo comenzaba por los mismos derroteros hasta que... el genio del banquillo diera una lección a la concurrencia, sacando del campo a Reyes, el jugador más brillante hasta el momento, con el permiso de Banega, y dando entrada a Diogo en el lateral. Nadie, absolutamente nadie, entendió el cambio, incluso sonaron pitos contra la decisión del técnico vasco, seguro que de los mismos que, en su momento, criticaron -es su sino- la vuelta a casa del utrerano. Y ahí se fraguó el Sevilla de 36 minutos para la esperanza: Aleix Vidal adelantó su posición, incrustándose en la salida del balón de los alemanes y el sistema defensivo lo agradeció, permitiendo a los laterales sevillistas llegar al cruce anticipadamente, a los centrales mostrar más contundencia y a los mediocampistas desahogarse en su esfuerzo.

Y así llegó el gol; una carrera por la derecha de Diogo la culminó con un centro al área que aprovechó Iborra cruzando el esférico sobre la media salida de Sommer.

Tras tanta angustia, llegaron los mejores momentos locales: los alemanes se fueron desesperadamente arriba propiciando hasta un póker de ocasiones en forma de desbordes que no se culminaron por la falta de acierto y, sobretodo, por el tremendo cansancio acumulado a esas alturas en las piernas de los sevillistas.

Se cumplió el guión: marcar y no encajar. En siete días la solución a la suficiencia, o no, del gol de Iborra para estar en el bombo de octavos de final de “nuestra Copa”. Antes, un partido en Anoeta en menos de 72 horas para seguir haciendo historia en la competición liguera. Los minutos, las lesiones y el cansancio se acumulan, haciendo precisas unas rotaciones con poco margen para el error.

La lección de apoyo incondicional a los suyos de los casi tres millares de alemanes (ni imaginar quiero lo que será el partido de vuelta) ha de servir definitivamente para que nos hagamos revisar aquello de “la mejor afición del mundo” a lo que, tan provincianos nosotros, somos dados por aquí.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Sevilla F.C. 1 - Borussia Mönchengladbach 0
 
Sevilla F.C.: Rico; Aleix Vidal (Deulofeu, m. 90), Pareja, Carriço, F.Navarro; Iborra, Krychowiak; Vitolo, Banega (Denis Suárez, m. 87), Reyes (Diogo, m. 54) y Bacca.
 
Borussia Mönchengladbach: Sommer; Jantschke, Stranzl, A.Domínguez, Wendt; T.Hazard, Kramer, Xhaka, Johnson; Raffael (Kruse, m. 78) y Hrgota (Herrmann, m. 68).
 
Gol: 1-0, m. 70: Iborra.
 
Árbitro: El macedonio Aleksandar Stavrev. Amonestó a Vitolo, por el Sevilla, y a Jantschke, Xhaka, Stranzl y Kramer, por los teutones.

Incidencias: Partido correspondiente a dieciseisavos de final de la UEFA Europa League, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, ante 31.000 espectadores, casi tres mil alemanes entre ellos, en noche fría. Terreno de juego en perfectas condiciones.

sábado, 14 de febrero de 2015

3-0. Recuperando sensaciones. Disfrute colectivo


Naturalmente que el visitante de hoy de La Bombonera tiene muchas papeletas para volver en mayo próximo a la Segunda División y que, de antemano, constituía rival propicio para recuperar puntos y sensaciones perdidos en los tres últimos partidos disputados lejos de Nervión. Así, el guión previsto ha tenido su refrendo sobre el terreno de juego y también en el marcador.


Las lesiones y las tarjetas (ocho bajas) han servido a Emery para componer un equipo "de circunstancias" donde se ha notado especialmente la mano del técnico vasco con dos jugadas a balón parado que supusieron el primer tanto y el que cerró la cuenta, obras de Krychowiak y de Iborra, tras sendos testarazos en saques de esquina. Justo antes del descanso Bacca aprovechó un perfecto servicio de Vitolo para hacer el segundo.

Dos feos detalles, de Ekeng en el minuto 54, y de Krychowiak en el 73, dejaron el encuentro, justa e incomprensiblemente, con dos protagonistas menos.

El mejor, sin duda: José Antonio Reyes, al que, tras su reaparición, le costó adaptarse durante los primeros instantes, para acabar firmando un partido "a su estilo y manera". Su actuación, por la diestra, junto a la de Vitolo por la izquierda y la aportación de Banega, en la media punta, ha sido lo más destacado de un choque de fuerzas muy desiguales. Con su sustitución, en el 62, se ha  llevado -otra vez- la ovación de una afición que, entre olés, ha disfrutado de la tarde.

Tres goles, tres, que evidencian las enormes diferencias entre este Sevilla y el equipo de la Ciudad del Betis, entre el cuarto y el penúltimo clasificados provisionales de la tabla liguera. Y por encima de todo, y de todos, un entrenador capaz de hacer equipos de plantillas fabricadas de 14 en 14.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 3 - Córdoba C.F. 0
 
Sevilla F.C.: Sergio Rico; Aleix Vidal, Pareja, Carriço, Fernando Navarro; Iborra, Krychowiak; Reyes (Deulofeu, m. 62), Banega, Vitolo (Denis Suárez, m. 84); y Bacca (Carlos Fernández, m. 83).
 
Córdoba C.F.: Juan Carlos; Gunino, Pantic, Crespo, Edimar; Deivid (Bebé, m. 46), Zuculini (Ekeng, m. 46), Krhin; Fede Cartabia, Ghilas y Héldon (Abel, m. 56).
 
Goles: 1-0: m. 38, Krychowiak. 2-0: m. 44, Bacca. 3-0: m. 76, Iborra.
 
Árbitro: El vasco Vicandi Garrido. Mostró cartulina amarilla a Krhin y expulsó con roja directa a Ekeng en el minuto 54 y a Krychowiak en el minuto 73.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 23ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 37.000 espectadores, en tarde agradable. Terreno de juego en perfectas condiciones.

domingo, 8 de febrero de 2015

2-1. Otro día de la infamia. 15 indignos para la historia

El partido, disputado sobre un deplorable terreno de juego, se cuenta en ocho pinceladas: lesión de M'bia, penalti patoso de Diogo, facilidad suma del trencilla para señalarlo, conversión del mismo, descanso, inesperado gol del empate, merecida y tardía sustitución de Bacca y gol del triunfo getafense.

¿Quién en su sano juicio no soñaba con el final del partido tras el empate? ¿Quién, que haya pisado un estadio, no tenía claro que Pedro León la cazaba?

Ni sanciones, ni lesiones, ni excusas de inferiores: la camiseta, el escudo del Grande de Andalucía han sido enlodados hoy en el patatal de Getafe: Sergio Rico, Coke, Pareja, Kolodziejczak, Fernando Navarro, Krychowiak, M'bia, Banega, Iborra, Bacca, Iago Aspas, Diogo, Juan Muñoz, Denis Suárez y Unai Emery. Los once titulares, más los tres suplentes y el entrenador, quedan retratados para siempre en un día de absoluta nulidad futbolística, de indecente trote cochinero desde el minuto 1 al 93, de repulsiva imagen para la historia. El resultado final no salva ni a Banega ni a Iborra que, por momentos parecían del dream team al lado de sus compañeros.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Getafe C.F.  2 - Sevilla F.C. 1
 
Getafe C.F.: Jona; Roberto Lago, Velázquez, Naldo, Alexis; Lacen, Juan Rodríguez, Sammir (Hinestroza, m. 77), Sarabia, Diego Castro (Álex Felip, m. 88); y Álvaro Vázquez (Pedro León, m. 78).
 
Sevilla F.C.: Sergio Rico; Coke, Pareja, Kolodziejczak, Fernando Navarro; Krychowiak, M'bia (Diogo, m. 16), Banega, Iborra; Bacca (Denis Suárez, m. 74) e Iago Aspas (Juan Muñoz, m. 56).
 
Goles: 1-0: m. 29, Álvaro Vázquez, de penalti. 1-1: m. 66, Krychowiak. 2-1: m. 85, Pedro León.
 
Árbitro: El catalán Estrada Fernández. Mostró cartulina amarilla a Jona, por los locales, y a Banega y Diogo, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 22ª jornada de Liga, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe ante 8.000 espectadores. Terreno de juego en pésimas condiciones.

jueves, 5 de febrero de 2015

2-1. Bacanal de regalos. Así, imposible


Cierto es que el Sevilla de Emery no ha dado la talla regularmente en los grandes escenarios (Camp Nou, Manzanares o el propio Bernabéu). Hoy lo ha hecho para obtener, finalmente, el mismo resultado, la derrota que es lo que, a la postre, cuenta.

Y es que para triunfar a orillas de La Castellana, como para campeonar en Europa, hay que contar con esa pizca de fortuna que los presupuestos, generalmente, desbaratan. Así, a los dos minutos el Sevilla pudo adelantarse: Vitolo se plantó solo ante Casillas que repelió el esférico. Los visitantes dominaban la situación, Ramos se lesionaba... pero, siempre hay un pero, la “noche de Reyes” hacía su aparición un mes después con un buen servicio de Marcelo al segundo palo que aprovechó James para, solito como la una, hacer a placer el 1-0 y marcharse también lesionado poco después.

Lo que debió ser un jarro de agua fría no se reflejó en el ánimo de los contendientes: el Sevilla seguía siendo mejor, lo que evidenció Iborra, que ejerció de enganche en acertada decisión del técnico, estrellando un balón en el poste derecho de Casillas para, acto seguido, rematar muy cerca de su palo izquierdo.

Poco después, en una deplorable acción violenta, Benzema, que se fue de rositas, sin ni siquiera amonestación, mandó al hospital a Beto. El parón descentró al que era -y continuó siendo- el dominador y en la siguiente ocasión, otra cadena de infortunios comenzada por Bacca (pase horizontal, contragolpe vertical), continuada por un rebote en Isco, fue culminada por Jesé, que había sustituido al colombiano.

Pudo el Sevilla, sobre la marcha, remediar algo la situación pero Iglesias Villanueva -era mucho pedirle al gallego- fue el único que no vio un claro manotazo de Arbeloa a Bacca dentro del área.

Los sevillistas, entonces, se lanzan al intercambio de golpes donde más cerca estuvo el Madrid de ampliar las distancias, lo que Sergio Rico evitó hasta en tres ocasiones. Las ansias de los coloraos no tuvieron reflejo en el marcador hasta 10 minutos antes de la finalización, cuando Vitolo sirvió al primer palo para que Iago Aspas, en escorzo, consiguiera el único gol visitante. A partir de ahí, desaparecieron los balones, el tiempo corría agitado para todos menos para Casillas que se eternizaba en los saques de puerta, mientras el trencilla alargaba el partido en solo dos minutos al que descontó los últimos cinco segundos, no fuera a ser que...

El trivote M'bia-Krychowiak-Iborra tiene futuro a partir de hoy en las grandes citas, sobretodo a domicilio, donde el Sevilla debe encontrar esa regularidad que, hasta ahora, se le ha escapado a borbotones.

Ya sé que para los genios que pululan en derredor del fútbol es fácil -cuestión de ventajistas, ignorantes y zotes- señalar como único culpable de las desdichas al entrenador. En el Sevilla no lo es menos, mejor dicho es lo más, lo in, lo plus, lo califragilísticoespialidoso.

Y naturalmente que el técnico es corresponsable, tanto de los éxitos como de los fracasos, y a mi entender Uani Emery sigue estando muy por encima de una plantilla en formación (14 incorporaciones) que camina con paso firme en la competición de la regularidad y que nos dio un título europeo (nueve meses ha) con otros 14 alistamientos noveles.

Y es que el despiste en la marca en el primer gol, entiendo que de Fernando Navarro, y el monumental error de Bacca en el segundo, son fallos, dirán los entendidos, que se corrigen en los entrenamientos, más yo me niego: esas son cosas de la “Enciclopedia Álvarez” de primer grado de balompié que un jugador de la élite debe traer asimiladas para competir en Primera División.


FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO


Real Madrid 2 - Sevilla F.C. 1

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Varane, Sergio Ramos (Nacho, m. 9), Marcelo; Kroos, Khedira, Isco (Illarramendi, m. 89), James Rodríguez (Jesé, m. 27); Bale y Benzema.

Sevilla F.C.: Beto (Sergio Rico, m. 35); Diogo, Carriço, Kolodziejczak, Fernando Navarro; M'bia, Krychowiak, Iborra; Deulofeu (Aleix Vidal, m. 54), Vitolo y Bacca (Iago Aspas, m. 67).


Goles: 1-0: m. 12, James Rodríguez. 2-0: m. 36, Jesé. 2-1: m. 80, Iago Aspas.


Árbitro: El gallego Iglesias Villanueva. Mostró cartulina amarilla a Varane, Marcelo, Isco, Diogo, Fernando Navarro, M'bia, Carriço, Vitolo, Aleix Vidal.


Incidencias: Partido correspondiente a la 16ª jornada de Liga, aplazado desde el pasado diciembre, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 65.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

lunes, 2 de febrero de 2015

3-2. Harakiri interruptus. Teníacabé...




La quintaesencia del fútbol hizo su aparición, otra vez, esta tarde-noche en el Sánchez Pizjuán. Goles, emoción y sobre todo, épica. Esa forma de entender el fútbol de este Sevilla que no estuvo del todo presente 72 horas antes, en el partido copero.

Minuto 88 y el gol de Aspas (sin duda, el mejor sobre el césped) hizo justicia en un marcador que a esas alturas era todo un desatino tras lo visto en el terreno de juego. Un tanto que sirve para saborear la decimotercera victoria en lo que va de campeonato y que no acabó de sentar bien del todo a esa parte tan huraña, tremendista y chillona, como minoritaria, de la afición sevillista que comprobó como, una vez más, a escasos dos minutos de los 90 reglamentarios, se tuvo que tragar otra vez (regurgitaciones tenaces) hasta esa última gota de bilis por fin ya en la garganta, tan calentita, tan amarga...

Una vez más, unos cuantos iluminados pretendieron llevar a la autodestrucción a una institución futbolística, la más grande al sur del “paralelo” Lisboa-Valencia, al tiempo que, al estilo de la más romántica de las sectas, hacernos “gozar” al resto con un suicidio colectivo.

Así el grupo de animación más importante de España volvió a mirarse el ombligo para convertir durante el primer tiempo el Sánchez Pizjuán en un sepulcro, lo que no permitieron los once de blanco que, en su ausencia, remontaron antes del descanso el gol inicial de Stuani tras convertir un penalti cometido por Beto, precedido por un error garrafal de Diogo. Corría el minuto 15 y la lógica alegría de los periquitos contrastaba con la euforia desatada en la celebración de su número 14, un tal J.J. Cañas que, a estas alturas, sigue desconociéndose con quién ha empatado.

Fue el propio lateral portugués el que, once minutos después, se sacó un trallazo impresionante desde su casa que sorprendió a un adelantado Casilla. A partir de entonces, el Sevilla sacó lo mejor y fruto de ello, en el 34, una triangulación perfecta culminada por Vitolo comenzaba a hacer justicia en el marcador. Tanto era así que, a falta de cinco minutos para el descanso, un intento de vaselina perfecto de Iago Aspas es interceptado por el cancerbero fuera de su área de castigo, lo que le vale la tarjeta roja y, por tanto, la inferioridad de su equipo.

Los torpes e infructuosos intentos de los españolistas, en el segundo tiempo, por acercarse a la meta de Sergio Rico, que sustituyó a Beto, lesionado y tarjeteado en la jugada del penalti, fueron aprovechadas por un Sevilla más activo y rápido aún que llegó a estrellar con una diferencia de dos minutos sendos balones en cada uno de los postes de la meta de Pau López.

Pero una vez más volvió a comprobarse que la esfericidad del balón es un tanto caprichosa y de la holgada goleada se volvió al empate conseguido por Víctor Sánchez con carambola incluida.

Restaban 12 minutos más el alargue y la entrada de Denis Suárez y Bacca -mientras los iluminados derrapaban, haciendo su particular agosto con su tradicional “teníacabé” (“teníacabé quitao a Iborra y no a Banega”, “teníacabé sacao a Bacca mucho antes”)- dieron el fruto apetecido a dos minutos del final: tras jugadón del colombiano, Iagos Aspas la puso junto al poste izquierdo de la portería españolista.

Otra vez el fútbol hizo justicia y el éxtasis, el estallido de alegría de La Bombonera, fue casi al completo... solo algunas vesículas biliares no daban abasto.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 3 - R.C.D. Español 2

Sevilla F.C.: Beto (Sergio Rico, m. 46); Diogo, Arribas, Kolo, Navarro; Aleix Vidal, Carrriço, Iborra; Vitolo (Denis Suárez, m. 78), Banega (Bacca, m. 79) y Aspas.

R.C.D. Español: Kiko Casilla; Javi López, Colotto, Moreno (Álvaro, m. 33) , Fuentes; Cañas, Víctor; Abraham, Salva (Pau López, m. 41), Montañés (Sergio García, m. 46) y Stuani.

Goles: 0-1, m. 15: Stuani (p). 1-1, m. 26: Diogo. 2-1, m. 34: Vitolo. 2-2, m. 78: Víctor Sánchez. 3-2, m. 88: Aspas.

Árbitro: El castellano-leonés González González. Amonestó a Iborra, Beto, Aleix Vidal, Arribas, Aspas, Diogo y Bacca, por el Sevilla, y a Víctor Sánchez y Cañas, por los catalanes. Expulsó a Casilla en el minuto 40, por roja directa tras blocar una ocasión manifiesta de gol con las manos fuera de su área de penalti.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 21ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 32.000 espectadores, en tarde-noche fresquita aunque no tanto como se esperaba. Terreno de juego en perfectas condiciones. La jornada 16ª (Real Madrid - Sevilla FC) continúa aplazada hasta el 4 de febrero próximo.