sábado, 25 de febrero de 2017

1-2. Descanso purificador


Rectificando, que es gerundio. Lo mismo que el sevillismo y los profesionales de la comunicación alaban las decisiones técnicas del descanso y que dieron paso a un segundo tiempo victorioso, no debe caer en saco roto que, para llegar a ello, previamente fue necesario un cúmulo de errores cometidos por los mismos responsables que, después, enderezaron el rumbo.

El doble cambio del descanso tuvo su importancia sobretodo por la incorporación de Iborra, un ejemplo de pundonor, casta y coraje, las mismas virtudes que, pese a los resultados forasteros, continúan echándose en falta este año en el vestuario. Los partidos de casa se solventan a base de pegada y calidad, pero como visitante a la aptitud (ya acreditada) hay que sumar la actitud que, en demasiadas ocasiones, brilla por su ausencia.

La remontada en terreno heliopolitano, tras tirar los primeros cuarenta y cinco minutos a la basura, ha de celebrarse lo justo y necesario. No siempre sopla el viento de cara y si los tres puntos han viajado finalmente al noreste de la ciudad -hay que ser conscientes de ello- solo ha sido debido a la enjundia del rival. Cualquiera de los equipos de arriba no hubieran dado la oportunidad de recomponer la situación, por lo que el corolario es nítido: las ventajas en el fútbol profesional están de más y casi siempre se pagan.

P.S.- Crónica tardía de un partido vivido en streaming desde el Castel Sant'Angelo, con Roma a los pies.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Real Betis B. 1 - Sevilla FC 2
 
Real Betis B.: Adán; Piccini, Mandi, Pezzella, Tosca (Jonas, m. 74), Durmisi; Petros (Felipe, m. 88), Rubén Pardo, Dani Ceballos; Rubén Castro y Sanabria (Álex Alegría, m. 74).
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Sarabia (Ben Yedder, m. 46), Pareja, Rami, Mercado, Escudero; Nzonzi, Nasri; Franco Vázquez (Iborra, m. 46), Vitolo y Jovetic (Correa, m. 81).
 
Goles: 1-0, m. 36: Durmisi. 1-1, m. 56: Mercado. 1-2, m.75: Iborra.
 
Árbitro: El madrileño Del Cerro Grande. Mostró tarjeta amarilla a Tosca y Piccini, por el Betis, y a Nzonzi, Sarabia y Pareja, por el Sevilla.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 24ª jornada de Liga disputado en el estadio Benito Villamarín con 41.000 espectadores en sus gradas, la mayor entrada de la temporada. Terreno de juego en buenas condiciones.

miércoles, 22 de febrero de 2017

2-1. Así, así, así se tira una ventaja



Y esperemos que solo sea eso, que la eliminatoria, tras su paso por las islas británicas, vuele camino de Sevilla en busca de unos cuartos que hoy ha estado a tiro, sobretodo en un primer tiempo donde pudo sentenciarse.

Mientras Correa pateaba de pena una pena máxima al inicio del choque, Vitolo y Rami, ya en el segundo tiempo, se encontraron con los palos. En medio, mucho dominio del esférico y dos goles espectaculares, de nuevo tirando de velocidad y dejando aparcado el antifútbol del toque y el retoque: Sarabia en el 25 culminaba de perfecto testarazo un centro desde la izquierda de Escudero y el propio Correa hacía el segundo tras asistencia perfecta de Jovetic. Una desaplicación de las que parece en el fútbol amateur está prohibida acercó a los ingleses en el marcador a falta de 17 minutos.

El ambientazo "champions" de hoy en La Bombonera duró hasta justo el tiempo que goleaba Vardy. Una afición a la altura de su historia acabó desangelada cuando comprobó finalmente que lo que era el alma de Nervión mostró a las claras que primero, y antes que el Sevilla FC, está su ombligo, su egoísmo despreciable y mal medido.

Así se la ponían a Fernando VII, y, como el monarca acostumbraba, entre todos hemos fallado una carambola "bola-bola", una carambola a huevo que hemos dejado pasar para mejor ocasión. El daño, ocurra lo que ocurra y no está dicha la última palabra, ya está hecho.

¡Los que renuncian a su sagrado mandamiento (animar al Sevilla, como siempre ha sido) solo merecen desprecio! ¡Y ahora más que nunca: Sevilla FC!

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
Sevilla FC 2 - Leicester City FC 1
 
Sevilla FC: Rico, Mariano, Lenglet (Carriço, m. 54), Rami, Escudero, Nzonzi, Nasri, Sarabia, Correa (Iborra, m. 63), Vitolo y Jovetic.
 
Leicester City FC: Schmeichel, Simpson, Morgan, Huth, Fuchs, Albrighton (Amartey, m.88), Drinkwater, Ndidi, Musa (Gray, m. 57), Mahrez y Vardy.
 
Goles: 1-0, m. 25: Sarabia. 2-0, m. 62: Correa. 2-1, m. 73: Vardy.

Árbitro: El francés Clement Turpin. Amonestó a Escudero y Carriço.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la UEFA Champions League, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 40.000 espectadores, tres millares de ellos seguidores británicos, en noche de agradable temperatura para la época. Terreno de juego en perfectas condiciones.

martes, 21 de febrero de 2017

¡Gordo!: Antiviolencia ha perdido el oremus


Con ocasión de la reiterada noticia de que un grupo de ultras sevillistas expuso en la grada de El Sadar una pancarta con la leyenda “Gordo”, mote de uno de los sevillanos detenidos como sospechosos de la violación en grupo que tuvo lugar los pasados Sanfermines, ya hubo ocasión en estas páginas de censurar lo fácil que vemos la mota en ojo ajeno mientras nos mostramos incapaces de ver la viga en el propio.

No pareciéndole bastante, según ha informado el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Comisión Antiviolencia ha propuesto una sanción de 4.000 euros y prohibición de acceso a recintos deportivos durante doce meses, a la persona que colocó la pancarta, al considerar que el mensaje supone "un claro apoyo al aficionado que se encuentra actualmente en prisión preventiva por su presunta participación en una agresión sexual ocurrida en Pamplona en julio de 2016".

¡Han perdido el oremus! ¡Con qué facilidad se dispara contra unos mientras se guardan de apuntar a otros! Dando por bueno que la pancarta va dirigida en apoyo de uno de los investigados (que ya sería hilar fino), hay que continuar subrayando, al día de hoy, que los sospechosos aún no han sido condenados y que gozan -deberían gozar- de la presunción de inocencia que a todos nos ampara. Tiempo tendrán de purgar sus culpas, llegado el caso.


Dirán algunos que no son circunstancias extrapolables pero quiso la casualidad que el mismo día y a la misma hora dos expresidentes del Gobierno de España, en comparecencia pública y rodeados de buena gente, solicitaran la excarcelación del opositor venezolano Leopoldo López, condenado a 13 años de prisión, es cierto, por la -injusta- ley de un país sin rumbo. "Venezuela es una dictadura", se gritó en el acto, no sin razón, entre vítores al preso. Mientras resortes alocados del Estado sancionaban impunemente a un amigo o familiar de un preso de la cárcel de Pamplona que se había limitado a un apoyo simbólico, y sin más parafernalias, a alguien que está a la espera de juicio, aunque ya lo haya condenado la opinión pública de la manos de los Matías Prats, María Rey, De la Morena, Ferreras o su "conyuja".

sábado, 18 de febrero de 2017

2-0. Otra vez a contraestilo



Ya había transcurrido media hora del primer tiempo cuando Lenglet, harto ya de tan monótono tiquitaca, puso el balón en campo contrario para que un perfecto escalonamiento, Jovetic-Ben Yedder-Jovetic, acabara en la zurda de Sarabia y, con su gol, hiciera saltar los plomos del cortocircuito eibarrés.

El juego espeso del Sevilla tuvo un culpable: Mendilíbar. El técnico vasco había estudiado a la perfección a su rival. La presión ejercida en la zona de creación nervionense consiguió espesar a un equipo desconocido hoy en casa que, para colmo, no ganaba un solo balón por alto. En el primer tiempo solo Jovetic y Sarabia habían dado muestras de bien hacer. El resto nunca consiguió enjaretar tres pases seguidos.

Pese a lo inquietante del marcador, tras el descanso cambió la cara, sobretodo con la entrada de Kranevitter que, sustituyendo a un desaparecido Nasri, dio alas a Nzonzi que volvió a convertirse en el amo del centro del campo y con él llegaron una ristra de ocasiones desaprovechadas sobre la meta de Yoel.

Y tuvo que ser el gigante el que desoyera las órdenes del banquillo y copiara, ya en el alargue, la estrategia de la sorpresa y la velocidad: balonazo a la espalda de la defensa vasca -totalmente metida en campo contrario- para que Jovetic se plante, tras excelente eslalon, en el área rival, levante la cabeza y vea llegar a Vitolo para ponerle en bandeja un penalti en movimiento que no desaprovechó el canario.

¿Tan difícil es tirar de velocidad, esa virtud que tantos embrollos resuelve?

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 2 - SD Eibar 0
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado (Mariano, m. 46), Rami, Lenglet, Escudero; Sarabia, Nzonzi, Nasri (Kranevitter, m. 69), Franco Vázquez; Jovetic y Ben Yedder (Vitolo, m. 58).
 
SD Eibar: Yoel; Capa, Mauro dos Santos, Lejeune, Arbilla (Luna, m. 66); Fran Rico, Escalante; Pedro León, Adrián (Bebé, m. 66), Rubén Peña (Nano, m. 81); y Sergi Enrich.
 
Goles: 1-0, m. 30: Sarabia. 2-0, m. 91: Vitolo.
 
Árbitro: El catalán Álvarez Izquierdo. Mostró cartulina amarilla a Escudero y Mariano, por el Sevilla, y a Arbilla, Fran Rico y Capa, por los eibarreses.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 23ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con 35.000 espectadores en sus gradas en noche de buena temperatura para la época. Terreno de juego en perfectas condiciones.

domingo, 12 de febrero de 2017

0-1. Gol en tres toques y victoria


A contra estilo, en contra de la filosofía pregonada por el tándem Sampaoli-Lillo, el Sevilla se ha vuelto a reencontrar con la victoria en el escenario más lejano de Nervión de la temporada liguera.

En un partido desesperadamente lento por parte de los 26 protagonistas, preciosista para algunos, el cántaro se rompió cuando Sergio Rico desoyó las elucubraciones del argentino y puso el esférico en la media cancha canaria donde Iborra peina de cabeza el balón y deja solo a Correa que, en la segunda ocasión que se le presentaba, acababa batiendo a Javi Varas por bajo en su desesperada salida.

Hasta entonces, 80 minutos de centrocuentismo parsimonioso con ocasiones por ambos lados: desacertados en los metros finales los delanteros sevillistas; inmaculado, por su parte, Sergio Rico que despejó con sobresaliente las presencias canarias en sus inmediaciones.

Sí, tres puntos para recuperar el aliento. Tres puntos para valorar la importancia de la velocidad y el abuso del toque en este bendito deporte.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO
 
UD Las Palmas 0 - Sevilla FC 1
 
UD Las Palmas: Javi Varas; David Simón, Lemos, Aythami, Dani Castellano (Mateo García, m. 89); Montoro (Livaja, m. 80), Roque Mesa; Halilovic (Tana, m. 80), Jonathan Viera, Prince Boateng; y Jesé.
 
Sevilla FC: Sergio Rico; Mariano, Mercado, Lenglet, Sarabia; Nzonzi (Iborra, m. 67), Kranevitter; Franco Vázquez (Jovetic, m. 76), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 76).
 
Gol: 0-1, m. 79: Correa.
 
Árbitro: El vasco De Burgos Bengoetxea. Mostró tarjeta amarilla a Kranevitter, Sarabia, Iborra y Correa, por el Sevilla, y a Lemos y Roque Mesa, por los canarios.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 22ª jornada de Liga disputado en el estadio de Gran Canaria con 28.000 espectadores, la mayor entrada de la temporada. Terreno de juego en mejorables condiciones.

domingo, 5 de febrero de 2017

0-0. ¡Penalti y expulsión!

Minuto 1: derribo de Jovetic cuando se disponía a fusilar a Asenjo y Vicandi Garrido, perdón, Undiano Mallenco... salva los muebles: ni penalti ni expulsión. ¡Increíble creer en la presunción de inocencia de los jueces del pito!

La jugada que marcó el choque de la pasada jornada en la zona metropolitana de Barcelona volvió a convertirse en una isla en el desierto liguero. Aunque esta vez fue aun peor: sí, ni penalti ni expulsión en una jugada de pena máxima de libro con el consiguiente castigo.

La conciencia del trencilla pamplonica no debía andar muy inmaculada cuando en la reanudación, tras el descanso, señaló un inexistente penalti sobre Vitolo para que -nuestro gozo en un pozo- Nasri lo lanzara con una prestación tan insuficiente que hasta el propio Sergio Rico lo hubiera intuido e incluso parado.

Un dominio de la posesión apabullante, diez córneres a favor y ninguno en contra, el esférico siempre en las inmediaciones del área rival, no han sido suficientes para doblegar a un buen equipo. Los intentos sevillistas, magistralmente dirigidos por Nasri, acabaron haciendo destacar al protagonista absoluto del choque: un Sergio Asenjo que, con dos paradones imposibles, de categoría, en sendos remates de cabeza de Ben Yedder y -sobretodo- otro de Iborra, salvó a su equipo de una segura derrota.

Buen Sevilla sin embargo, al que solo la escasa velocidad en la ejecución de las transiciones y un rival aculado en tablas, no le han permitido obtener los merecidos tres puntos. Quizá un punto más de intensidad, sobretodo fuera de casa, es lo que echa en falta este Sevilla que goza jugando al fútbol.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla FC 0 - Villarreal CF 0
 
Sevilla FC: Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado, Lenglet, Rami, Mariano (Sarabia ,m. 61); Nzonzi, Franco Vázquez (Iborra, m. 75), Vitolo, Nasri; Jovetic (Vietto, m. 70) y Ben Yedder.
 
Villarreal CF: Villarreal CF: Asenjo; Mario, Bonera, Víctor Ruiz, José Ángel; Bruno, Rodri; Dos Santos, Trigueros (Rukavina, m. 88), Castillejo (Cheryshev, m. 65); y Adrián (Bakambú, m. 70).
 
Árbitro: El navarro Undiano Mallenco. Amonestó a Nasri y Mercado, por el Sevilla, y a Bruno y a Mario, por los levantinos. Dejó sin señalar un claro penalti en el área forastera, con la consecuente expulsión, en el minuto 1. Quiso arreglarlo señalando un penalti inexistente en el minuto 5 del segundo tiempo que desaprovechó Nasri.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la 21ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán con 38.000 espectadores en sus gradas en mediodía agradable. Terreno de juego en perfectas condiciones.

viernes, 3 de febrero de 2017

Biri Biri más presente que nunca


La imagen del gambiano en cada rincón del estadio

El compromiso de Gol Norte solo es llevar en volandas a los nuestros

El Sevilla FC sorprendió a última hora de ayer a sus aficionados con un comunicado en el que manifestaba que la Comisión Estatal contra la Violencia, en el ejercicio de las competencias que le corresponden por delegación del Consejo Superior de Deportes y del Ministerio del Interior, “ha puesto en conocimiento del club que el Grupo Biris, o Biris Norte, ha protagonizado el suficiente número de incidentes violentos y desordenes públicos como para merecer la calificación de violento”, motivo por el que el club ha decidido “no permitir el acceso al Ramón Sánchez-Pizjuán de ninguna pancarta, bandera, o cualquier otro elemento de animación, que contenga, total o parcialmente, la terminología de “BIRIS” o “BIRIS NORTE”, sus siglas o sus símbolos identificativos”.
 
Parece claro que todo viene del ya famoso y lamentable suceso de la “Taberna El Papelón” del 22 de noviembre pasado, y del que -todo apunta- la policía y la justicia tienen indicios sobrados de que en el mismo participaron un determinado número de aficionados -y ya exabonados- del Sevilla FC con carnet de Gol Norte, los mismos que vienen haciendo un daño irreparable a la imagen del club.
 
Hechos igual de graves ocurrieron el pasado sábado en Barcelona sin que la trascendencia en los medios de comunicación haya sido la misma. Tampoco, la intervención de las autoridades ha alcanzado las cotas que se dieron en el asunto indicado, por no mencionar el archivo sin castigo del asesinato de una seguidor deportivista a manos de miembros del “Frente Atlético” que, para colmo, exhibían sus enseñas el pasado domingo en Vitoria sin persecución aparente.
 
Decía textualmente el pasado martes el diario El Demócrata Liberal: “¿Es que los improperios a una ciudad hermana, o a un club del barrio cercano, por parte de un grupo de descerebrados, no tienen idéntica respuesta en los majaretas de “la otra acera”? ¿Es que los macabros cánticos hacia un deportista tristemente fallecido han desaparecido de las inmediaciones del Manzanares? ¿Es que los tiernos calificativos (“yonkis y gitanos”) que continúan escuchándose en las cercanías de La Castellana son un alegato en contra de la violencia, el racismo, la xenofobia o la intolerancia? Todavía peor: ¿Es que cerca de El Bocho o de La Concha no continúan siendo habituales las prédicas y la exhibición de símbolos proetarras? ¿Es que los insultos e improperios al himno nacional o los cánticos de “independencia” que se escuchan un día sí y otro también en las cercanías de La Diagonal los días de partido, entre el ondear de banderas alegales, están amparados -como afirman sus defensores- en la libertad de expresión y no suponen una ofensa a toda una nación, además de un ataque directo a las leyes que nos rigen?”.
 
Con esta medida, el Estado lo que hace es solicitar a los responsables del club que desvinculen a la entidad de siniestros personajes, lo cual es tan natural como saludable. Y por supuesto, en ese sentido, hay que respaldar las medidas del consejo de administración. Lo que no puede pretender Antiviolencia es que el Sevilla FC y el sevillismo en su conjunto se desvinculen no ya de un icono de su historia como fue Alhaji Momodo Njle (Biri Biri), el gambiano ídolo de toda una afición, sino también de las emociones que se han gestado en esa grada alrededor de su icono desde hace más de cuarenta años. Biri es una leyenda, un símbolo que no pertenece a grupo alguno, pertenece a todos y Antiviolencia se equivoca matando moscas a cañonazos al pretender expropiar los sentimientos a toda una afición. 
 
Pero el error, sin duda, llega también de la mano del doble rasero mediático y gubernamental a la hora de enjuiciar los comportamientos incívicos de los seguidores dependiendo del sitio y lugar donde se produzcan y, también de la aparente pasividad del club a la hora de denunciar los acontecimientos similares que se producen en otros estadios. Y es que, llegado el momento, no basta con elevar las quejas y denuncias pertinentes ante los organismos oportunos si los directamente agraviados desconocen esos movimientos.
 
La advertencia unidireccional de la Comisión Antiviolencia es muy seria: El Sevilla FC, es decir todos nosotros, seremos sancionados gravemente si se permite el acceso al estadio de pancartas, banderas, o elementos de animación que contengan el término “BIRIS” o “BIRIS NORTE”, el único grupo de seguidores de España que tiene por enseña a un negrito de Gambia... para que, encima, se les tache de xenófobo.
 
Y ahí debe estar la respuesta de la afición sevillista: A título individual pueden usarse las camisetas y símbolos que cada cual considere adecuado pero lo tenemos bien fácil: bastará con que, a partir del próximo partido y cada día en aumento, esté presente en cada rincón del estadio la imagen de Biri Biri, el hombre que inspiró la peña más emblemática del fútbol español y por la que han pasado la inmensa mayoría de los sevillistas de hoy y de siempre. Si la orden es tan irracional como que no puede exponerse la grafía BIRIS, una imagen valdrá más que mil palabras y miles de fotos del gambiano valdrán más que millones de palabras.
 
Todo ello no obstará para que se reprenda con la mayor de las energías la actitud de los cuatro o cuarenta energúmenos violentos que aún pueblan las gradas de Gol Norte. ¡No deben tener cabida, no tienen cabida en Nervión! Y las gentes sanas de ese sector, la inmensa mayoría, tienen la responsabilidad de que así sea. Pero tienen un compromiso aún mayor echado en falta desde hace ya demasiado tiempo: animar y llevar en volandas a “los nuestros”, el único objetivo pretendido desde su nacimiento allá por 1975. Una ilusionante meta está cercana y nada ni nadie debe desviarnos el punto de mira.
 
P.D.- Quien tenga que pagar que cargue con sus culpas. Hoy los estadios disponen de medios para individualizar conductas y, por tanto, no se puede sancionar a toda una afición, porque esas medidas, al no ser proporcionales, son injustas y generan, con toda seguridad, el efecto contrario. Mientras tanto: ¡IMPRIMAMOS LA FOTO DE PORTADA EN TAMAÑO A3 Y MOSTRÉMOSLA DESDE NUESTRA LOCALIDAD!