jueves, 29 de septiembre de 2011

¿Existe la prensa independiente?. Despilfarro en plena crisis


¿Todavía hay alguien a estas alturas que no se haya enterado, que no haya sufrido en sus propias carnes, los efectos de la lacerante crisis? El Desmarque Portal Deportivo S.L., junto a un buen número de medios de comunicación social cercanos al "régimen", es de las pocas personas -jurídicas, en este caso- que puede expresar, sin temor a equivocarse, aquello de "constato que no me afecta". Más bien, todo lo contrario: "¡vengan crisis a mí... mientras sigan ahí nuestros amigos de la Junta!".


El Boletín oficial de la Junta de Andalucía publicó el pasado 26 de septiembre la Resolución de 13 de septiembre de 2011 -el 2 de junio había hecho lo propio con la Resolución de 18 de mayo de 2011-, de adjudicación de contratos de publicidad institucional y la concesión de ayudas, subvenciones y convenios en materia de actividad publicitaria. Como muestra -el cuadro anterior refleja sólo una parte de las ayudas concedidas-, llama especialmente la atención los pingües beneficios que en forma de subvenciones reciben -en pleno desarrollo de las medidas contra el déficit presupuestario-, los editores de los medios de comunicación más importantes de Andalucía, y por ende de este país: Prisa, que se lleva la mayor parte del pastel, Vocento, El Mundo, Grupo Joly...

Pero esto no es nuevo. El pasado año, la "prensa independiente" ya obtuvo pingües beneficios en virtud de sendas resoluciones (de 17 de septiembre de 2010 y de 14 de mayo de 2010) que se resumen a continuación:

En la relación llama especialmente la atención el "braguetazo" de más de 30 millones de pesetas que, en apenas un año, se pegan los "muchachetes" de eldesmarque.com por limitarse a reflejar en algún perdido lugar de su portal el logo con la palabra "Andalucía".

De esta forma, mientras los ciudadanos continúan narcotizados, sufriendo los efectos de la crisis a base de subidas de impuestos y, lo que es peor, de una aterradora ausencia de la productividad en nuestra economía, los responsables políticos de la Junta de Andalucía continúan haciendo de su capa un sayo, llenando de prebendas los bolsillos de los poderosos y de los que aparentemente no lo son aunque, con estas prácticas y si nadie lo remedia, acabarán convirtiendo, más pronto que tarde, su sueño en realidad.

Como curiosidad, la Cadena Ser viene anunciando a bombo y platillo para el próximo lunes un programa especial de "El Larguero" dedicado al merecido ascenso del Real Betis. Lo lacerante del asunto es que, como puedo observarse en la imagen que encabeza esta información, el patrocinio es por cuenta de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, con la colaboración de Isla Mágica. ¿Sabremos, finalmente, cuánto costará la iniciativa al bolsillo de todos los andaluces? ¿Existe la prensa independiente o es incompatible con el subsidio? La respuesta parece clara.

martes, 27 de septiembre de 2011

Una clasificación sui géneris (Por Ernesto López de Rueda)


He realizado una clasificación liguera cuyos resultados me han resultado curiosos. La he elaborado siguiendo el criterio que he denominado "dificultad del rival", a posteriori; es decir, no se trata de una clasificación hecha "antes" de que un determinado equipo se enfrente a un singular rival, sino con posterioridad a los enfrentamientos, en este caso a la jornada 6 (5ª real).

El caso es que si hubiera sido a priori la diferencia no sería mucha, y a cada jornada que transcurra, la ponderación del grado de dificultad que supone un rival irá disminuyendo por cuanto su importancia en el cociente decrecerá al aumentar el número de divisores.

Traduciendo que es gerundio: el Sevilla se ha enfrentado a Málaga (6º), Villarreal (14º), R. Sociedad (9º), Osasuna (12º) y Valencia (7º). Es decir, a equipos cuya posición media en la tabla es (6+14+9+12+7) y todo ello dividido entre cinco (número de rivales hasta ahora). Según este considerando, el grado de dificultad de los rivales a que se ha enfrentado el Sevilla sería el del 9,6º clasificado en la tabla.

Evidentemente, y para cualquiera mínimamente documentado en matemáticas o estadística, resulta imposible que ningún equipo posea el cociente 1 o el 20 salvo que se alineen los planetas y haya cierto equipo al que durante varias jornadas consecutivas le toque en suerte jugar con el que sea líder cada semana lo que implicaría que el liderato cambiaría de manos cada siete días. Otro tanto en lo referido a quien tuviera un cociente 20 porque cada semana se enfrentara a un colista que iría cambiando.

Por lo tanto, al hablar de media, unos valores de 3-4-5 para el primer clasificado de "esta" tabla o de 15-16-17 para el último son muy significativos sobre el nivel de los rivales a quienes se han enfrentado.

Aplicado a todos los equipos, la clasificación sería:

10º

11º

12º

13º

14º

15º

16º

17º

18º

19º

20º

Getafe

Zaragoza

Mallorca

Granada

Racing

Ath. Bilbao

Sevilla

Barcelona

Osasuna

Valencia

Villarreal

R. Sociedad

Sporting de Gijón

Rayo

Atlético de Madrid

Levante

Español

Madrid

Málaga

Betis

6,4

7,0

8,0

8,4

8,6

8,8

9,6

10,0

10,2

10,4

10,6

10,8

10,8

11,6

11,8

12,4

12,8

13,0

13,2

16,0

Me ha resultado bastante curioso, sobre todo el observar, aparte de la clasificación en sí, cómo son los saltos respecto a la dificultad de los rivales. Vemos, por ejemplo, que las diferencias son mínimas entre unos equipos y otros SALVO, entre el 2º (el Zaragoza que se enfrentaría como media a rivales en el 7º puesto) y el 3º (el Mallorca que lo haría contra equipos en la 8ª posición), por lo tanto la diferencia entre ellos es de un punto. Entre todos los demás, es de apenas decimales, salvo otra excepción: las que se dan entre el último y el penúltimo clasificado que, curiosamente, se convierte en la máxima entre puestos consecutivos.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La indignidad en vídeo. Infecta prensa deportiva nacional


Dos errores que supusieron dos expulsiones, uno de ellos imperdonable, contribuyeron el pasado sábado a la inferioridad numérica sevillista frente al Valencia C.F. durante gran parte del segundo tiempo. De igual modo, un error del delantero levantino Aduriz, catalogado por su propio entrenador como inexcusable, contribuyó grandemente al resultado final.

A estas horas la noticia en los mentideros deportivos de este "país de pandereta, bandurria y castañuelas" (Del Nido dixit), sigue siendo la "actitud antideportiva" de Fernando Navarro y Spahic que consiguieron la expulsión del jugador valencianista, cuando el Sevilla estaba en clara inferioridad numérica. La práctica totalidad de los medios de comunicación han centrado su atención en pedir a bombo y platillo una sanción ejemplar para los defensores sevillistas; los mismos que, entregados en cuerpo y alma a la dictadura madridista imperante, con absoluta, nauseabunda y mugrienta impunidad, "elevan a los altares" a este "angelito" que se enfunda la chamarra merengue de La Castellana:







(Vídeo para no olvidar enlazado en el sitio jesusalvarado.com)

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. El valor de este vídeo, inexistente para la infecta prensa deportiva nacional, batiría todos los records en los mercados si el lamentable protagonista se llamara Javi Navarro, Pablo Alfaro o Emir Spahic...


sábado, 24 de septiembre de 2011

1-0. Comunión perfecta. Reinventando a Perotti



¡Alegrón de los grandes! Grandioso espectáculo el disfrutado esta tarde en el Sánchez Pizjuán entre dos equipos luchando por iguales objetivos al final de la competición.

El técnico valenciano, como siempre que visita la casa del Grande de Andalucía, mostró con la alineación inicial el imponente respeto que le tiene al Sevilla Fútbol Club: hasta tres centrales, uno de ello incrustado en el mediocampo, puso en liza. Parecía clara la táctica inicial, la de casi todos los equipos que visitan Nervión: superioridad numérica en la zona ancha y achique de espacios a las dos bandas sevillistas.

No contaba el entrenador valenciano con un inesperado movimiento estratégico de Marcelino -¡por fin!-, que acabó convirtiéndose en talismán catalizador del gran partido desarrollado hoy por el Sevilla: la absoluta libertad de movimientos con la que han contado hoy las bandas, principalmente Perotti que se ha mostrado como el amo y señor de la creación futbolística y del ataque sevillista. El partidazo del argentino, en su mejor forma, ha servido para recordar tiempos no tan lejanos. El habitual 4-2-4 sí fue hoy un auténtico 4-4-2, al menos durante toda la primera parte y el tiempo transcurrido en igualdad numérica.

El único gol del encuentro llegó en el minuto 17, obra de Kanouté, si bien pudo hacerlo diez minutos antes cuando Muñiz Fernández, en su único error de bulto, y por indicación del asistente de la banda de Fondo, anuló un gol legal del malí, tras espectacular chilena de Negredo.

Llegó el segundo tiempo y las cosas comenzaron a torcerse cuando Trochowski vio la segunda tarjeta amarilla. El Valencia, por debajo en el marcador, dio un natural paso adelante; el Sevilla, no obstante, seguía sin pasar apuros, hasta que todo parecía torcerse cuando, con más de media hora por delante, Escudé comete penalti y se marcha también camino de la ducha. La pena máxima es lanzada por Banega que, tras engañar a Javi Varas, estrella el balón en el poste izquierdo.

La inferioridad numérica -dos expulsados- sí que se hizo notar ahora: Canales y Soldado se sumaron al ataque valencianista, pero el equipo sevillista no se descompuso nunca; con un estajanovista sistema defensivo llegó con el marcador en franquía a los momentos finales. Aduriz se autoexpulsó y la ayuda no fue desaprovechada. Los minutos de agobio final fueron contrarrestados por nueve "hombres de verdad", apoyados por 35.000 gargantas que se dejaron el alma, destacando sobre todos dos paradones del portero de Pino Montano -espectacular el último- en pos de un triunfo tan heroico como merecido.

Tres partidos ya sin encajar goles y comunión perfecta del equipo con una afición que sufrió, padeció y disfrutó de lo lindo.

Y, para colmo, tras los resultados de la jornada, es muy posible que el líder del campeonato luzca en la portada de la web sevillista. Serán mamelucos...

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 1 - Valencia C.F. 0

Sevilla F.C.: Javi Varas; Cáceres, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Trochowski, Perotti (Coke, m. 70); Kanouté (Rakitic, m. 58) y Negredo (Manu del Moral, m. 79).

Valencia C.F.: Guaita; Bruno (Barragán, m. 45), Rami, Víctor Ruiz (Soldado, m. 72), Mathieu; Maduro, Banega, Tino Costa; Aduriz, Jonás y Piatti (Canales, m. 63).

Gol: 1-0, m. 17, Kanouté.

Árbitro: El asturiano Muñiz Fernández. Expulsó por doble amarilla a Trochowski (min. 56) y con roja directa a Escudé (min. 67) y Aduriz (min. 70). Amonestó a los sevillistas Spahic y Rakitic, y a los visitantes Rami, Tino Costa y Aduriz.

Incidencias: Partido correspondiente a la 6ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 35.000 espectadores en tarde calurosa. Terreno de juego en regulares condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).


viernes, 23 de septiembre de 2011

El líder y la web oficial sevillista. La penúltima imbecilidad lechuguina y papafritil

Anda el periodismo lechuguino, enaltecido por el papafritismo rampante, ensalzado en su penúltima historieta: resulta que el club menor de la ciudad, el Real Betis Balompié, disputada la quinta jornada -y a la espera de la primera, aplazada por la huelga- ocupa la primera posición de la Primera División Española, con todo merecimiento.

No tienen otra cosa, para vender periódicos o minutos de radio, que inventarse historietas, buscando en el baúl de los recuerdos siquiera una anécdota que haga renacer la trasnochada rivalidad del fútbol en Sevilla y que nosotros, a base de títulos nacionales y continentales, dejamos aparcada para siempre una noche ya lejana en Madeira. Y es que los figuras creen haber “dado en el blanco”: “El líder no aparece en la clasificación de la web oficial sevillista”. ¡Tiene bemoles el asunto!

Así, todas las radios locales, sin excepción, Antena 3, muchodeporte.com y El Correo de Andalucía han dedicado titulares y gran espacio al “notición” del día. Para muestra, dos botones:

El Correo de Andalucía, diario que regalan, a base de subvenciones de las administraciones socialistas, en hospitales y oficinas administrativas, no se ha cortado un pelo para titular hoy: “La portada de la web del Sevilla no reconoce el liderato del Betis”. Observen el esfuerzo del larguísimo titular. Efectivamente, en la portada aparecen en la clasificación, como siempre, tres clubes por encima de la clasificación provisional del Sevilla y dos por debajo y, pinchando en ella, enlaza a la clasificación completa en la que luce desde el primer clasificado hasta el último.

Por su parte, los amiguetes del portal condenado y recondenado, muchodeporte.com, no podían dejar pasar la ocasión: “La web oficial esconde el liderato del Betis en su portada”. Ellos son así. ¡Criaturitas… !

Pero en lo que no han reparado los mencionados papafritas y lechuguinos es en que el equipo menor de la ciudad tiene más “rivales y enemigos” en la liga española: El R.C.D. Español y el Real Mallorca usan index(s) parecidos al utilizado por el sitio oficial del Sevilla F.C., en los que ambos aparecen en su posición provisional, acompañados de los equipos que le preceden y de los que le siguen.

Resultaría, pues, que Serra Ferrer (“Don Lorenzo”, como decía aquél, o reincidían aquéllos) oculta, esconde, camufla, silencia, enmascara… el liderato del "club de su corazón". ¡Qué cosas!

Enhorabuena desde aquí al Real Betis y a sus seguidores por esa merecida clasificación que servirá, sin duda, para reducir las siderales distancias que marcan casi -digo bien, casi- 100 años de relaciones más o menos fluidas:

Clasificación histórica La historia del fútbol andaluz

Y a los “profesionales” de la cosa: ¡Iros ya a freír papas y a aliñar lechuguinos!


jueves, 22 de septiembre de 2011

El carácter se entrena (Colaboración de Paco Romero en Columnas Blancas)


Dirigir un grupo de futbolistas no debiera consistir solamente en supervisar los entrenamientos a lo largo de la semana, plasmar la correspondiente convocatoria y alinear a once profesionales a la hora del partido para, a lo sumo, hacer tres cambios a lo largo del mismo… casi siempre al final, ¿o no?

A un Entrenador (así, con mayúsculas) hay que exigirle muchas otras virtudes: motivación, conocimiento, inteligencia, instrucción, aptitud, personalidad, temperamento, actitud… y muy especialmente intuición e innovación.

¿Cuántas veces -centrándonos en los goles que encaja la zaga o en el poco juego que genera el centro del campo- hemos obviado el “cero patatero” que obtienen nuestros futbolistas en la asignatura del “otro fútbol”? ¿En cuántas ocasiones hemos echado de menos -ahora más que nunca- la total ausencia de apremio, de presión, de los nuestros sobre el contrario, o hacia el árbitro, tras recibir una dura entrada o después de soportar acciones antideportivas o reiteradas faltas? ¿Desde cuándo no vemos a un jugador sevillista abroncar al compañero que se “esconde” o no pone toda la carne en el asador?

Publicó ayer El País la siguiente información: “Ante el Levante, Mourinho exigió a sus jugadores que, en previsión de que el rival cortara mucho el juego, presionaran al árbitro y defendieran a sus compañeros en cada falta recibida: la primera orden fue que, en previsión de que los adversarios cortarían el juego con muchas faltas, había que presionar al árbitro en grupo pidiéndole la tarjeta amarilla para el infractor. La segunda consigna que subrayó Mourinho, según los testigos, fue la de "defender al compañero" que sufriera una falta”. La respuesta del juez, Turienzo Álvarez, presionado por los jugadores por orden de Mourinho, fue contundente: mostró ocho tarjetas al Levante. Una tarjeta cada 2,5 faltas. Pero, además, en rueda de prensa posterior ya comenzó a preparar, desde su particular óptica del fútbol, el siguiente choque frente al Racing: "El partido será lo que el árbitro quiera, no lo que quieran los equipos. Tú sólo vas hasta donde el árbitro te permite ir".

Si la información es cierta, y no dudo que lo sea, resulta pues que el portugués, indeseable en muchos aspectos, sí que “entrena” el liderazgo, sí que alienta el carácter y sí que estimula los arrestos, exigiendo a todos sus jugadores que se comporten como potenciales líderes, ultradefensores del escudo y de su camiseta.

Entono el mea culpa: había comenzado a creer que esa cualidad no era “entrenable”, que se poseía desde la cuna, que “venía de fábrica” o no había nada que hacer. Es hora de que el Sevilla ejercite esa otra realidad del submundo del fútbol. Si técnica o físicamente, por diversos motivos, la cosa no marcha, al menos que se palpe desde la grada que son hombres los que se enfundan nuestra camiseta. No saben ellos, y el técnico, cuánto se agradecería.


martes, 20 de septiembre de 2011

0-0. La-men-ta-ble. Pésima imagen



Indecente, inmoral, vergonzoso, obsceno, vil, grosero... Se agotan los adjetivos para calificar el "partidito" que acabamos de presenciar. Lamentable la actuación sevillista ante un rival, el C.A. Osasuna, que no transmite absolutamente nada en el terreno de juego, casi menos que el Sevilla.

Llegaron hoy los cambios anunciados: Atrás Cáceres por Escudé, desplazando a Spahic a la izquierda; en la parcela ancha Fazio por Medel y Armenteros por Perotti; arriba Manu del Moral por Kanouté. Hicieron acto de presencia los intercambios de fichas, de muñecos, pero no apareció el deseado juego, la mejoría de imagen, nada de actitud, nada de intensidad, nada de carácter. Inconcebible todo.

El Osasuna aparecía en el Reyno de Navarra tras la goleada recibida en el Camp Nou. Un equipo temeroso comenzó a aparcar rápidamente sus razonables miedos cuando evidenció que el rival que tenía enfrente no le iba a inquietar lo más mínimo. Bien es cierto que esa sensación de superioridad local no tenía reflejo en el marcador, aunque hasta de tres ocasiones dispuso en los minutos iniciales para batir a un Javi Varas que acabó convirtiendo su actuación en excepcional. Un disparo lejano de Navas en el primer tiempo que despejó a corner Andrés Fernández fue todo el bagaje ofensivo sevillista.

El mediocampo blanco volvió a ausentarse, concediendo enormes distancias entre sus efectivos: un lentísimo Fazio -inexplicable su alineación en esa posición con Campaña en la convocatoria- no encontraba a sus compañeros; Trochowski deambulaba por una amplísima zona absolutamente perdido; Navas a lo suyo, a pelearse entre la espada del lateral de turno y la pared de la cal lateral y Armenteros desgañitando a una afición que sigue sin comprender el porqué de su presencia sobretodo si la comparamos con la baratísima ausencia de Capel.

Arriba -menos mal- Negredo, acompañado de un indolente Manu del Moral.

Con todo y con ello, los últimos instantes del primer tiempo y, sobretodo, el inicio de la segunda mitad, supuso un aparente cambio del decorado. El Sevilla pareció otro durante un cuarto de hora: apoyos, paredes, toque, anticipación... Todo un espejismo que duró lo justo y necesario, el tiempo preciso para que los osasunistas apreciaran que, una vez más, sólo se trataba de fuegos de artificio, sobretodo cuando Marcelino movió el banquillo erráticamente de la forma acostumbrada: pieza por pieza. Así a los 20 minutos Rakitic, absolutamente desaparecido, reemplazó al fantasma Trochowski; dos después, el merecido banquillazo de Perotti llega a su fin cuando reemplaza a su compatriota Armenteros que, como queda dicho, mucho tendrá que cambiar para hacer olvidar al de Albox. Para cerrar el círculo, a falta de un cuarto de hora, un ausente Kanouté manda al vestuario a Negredo, el único jugador de referencia en ataque.

Esperábamos ese deseado por tantos 4-3-3 o esas bandas cambiadas, o su propia ausencia en beneficio de un grupo más juntito, más equilibrado, o ese cambio de actitud, esa suma de intensidad. Nada de nada, nuestro gozo en un pozo. El entrenador se empeña en no prescindir de dos bandas absolutamente rígidas en la que los laterales no se ofrecen nunca y en brindar demasiados espacios en el lugar donde comienza a gestarse el fútbol, en el centro del terreno de juego.

Muy mal, lamentablemente calamitoso, imagen de otra época y gracias a que Del Cerro Grande no vio un clarísimo penalti de Perotti, por manos, en el tramo final del partido.

Ocho puntos de doce, media inglesa, pero todo, lamentablemente, parece pura ficción. Ante el Valencia, seguro que con mayor intensidad y actitud, ¡esa es otra!, nos jugamos la credibilidad de un equipo, de una institución que no debe, no puede, ofrecer cara al exterior una estampa tan lamentable

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

C.A. Osasuna 0 - Sevilla F.C. 0

C.A. Osasuna: Osasuna. Andrés Fernández, Marc Bertrán, Rubén, Roversio (M. Flaño, m. 67), Raitala (Damiá, m. 73), Cejudo, Lolo (Raúl García, m. 57), Puñal, Lamah, Nino y Sola.

Sevilla F.C.: Javi Varas; Coke, Cáceres, Spahic, Fernando Navarro; Jesús Navas, Fazio, Trochowski (Rakitic, m. 66), Armenteros (Perotti, m. 68); Manu del Moral y Negredo (Kanouté, m. 75).

Árbitro: El madrileño Del Cerro Grande. Mostró tarjeta amarilla a M. Flaño, Roversio y Nino, por Osasuna; y a Spahic y a Fazio, por el Sevilla. Se comió un claro penalti en el área sevillista por manos de Perotti.

Incidencias: Partido correspondiente a la 5ª jornada de Liga disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 14.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).

domingo, 18 de septiembre de 2011

1-0. En busca de la identidad perdida... ... Que no es poco

Esa, aparte del necesario y merecido triunfo, es la conclusión más importante del partido disputado esta noche: el intento, no baldío, de rebuscar en el cajón de los recuerdos de la gloria sevillista esa identidad de la garra, de la intensidad, de la casta y del coraje que adornaban al equipo que nos dio la gloria y que tanto se echaba de menos últimamente. Si a ello sumamos -Javi Varas imperturbable- la solidez defensiva mostrada, con un magnífico Spahic, ayudada por las buenísimas maneras a las que apunta Coke y por la regularidad absoluta de Fernando Navarro -Escudé continúa un nivel por debajo-, sólo hay motivos para la ilusión.

Nuestro talón de Aquiles sigue siendo la zona ancha, donde el 4-2-4 (me niego a aceptar que se trata de un 4-4-2) sigue mostrando claros síntomas de inferioridad: un excepcional Medel y un desubicado, aunque participativo y entregado, Trochowski, no dan abasto -no podrán nunca- para hacerse con el dominio de la parcela. Navas y Perotti, salvo contadísimas ocasiones, continúan pegados a la cal y, aunque se sacrifican más en tareas defensivas, su posición, muy cerca de los límites del terreno de juego, los desubica del lugar donde se "cuecen las papas". Así, continuamos jugando con dos grandes extremos, los mejores del fútbol patrio y entre los más grandes del viejo continente, posiciones que los sistemas del fútbol moderno parecen haber descartado, contribuyendo a su práctica extinción.

Arriba, Negredo, el mejor delantero nacional y máximo exponente de esa lucha entablada por la identidad perdida -¡cómo cambian las cosas cuando recordamos su primer año!-; y nuestro héroe, Frederic Kanouté que, sin estar al nivel deseado ni mucho menos, aprovechó uno de los pocos resquicios que la zaga donostiarra ha mostrado a lo largo de la noche para darnos los tres puntos en litigio.

La media inglesa -entre muchas dudas- mostrada hasta la fecha (victoria local y empate como visitante) deben servir para que el equipo -sobretodo las nuevas incorporaciones- se vayan asentando en pos del objetivo. Ya llegará el tiempo del preciosismo -ahora sólo es el momento del partido a partido- de la victoria más inmediata y, para ello, la actitud que hoy ha comenzado a mostrarse -carácter, casta y coraje -debe convertirse en el principal catalizador de los fines perseguidos.

El martes en Pamplona será el momento de ratificar lo visto hoy ante un Osasuna que, como la práctica totalidad de nuestros rivales, nos recibirá con la escocedura correspondiente que el Barça le haya infligido (8-0 en esta ocasión) una jornada antes. No era verdad, no: nuestra Liga no era escocesa... No ni ná.

VÍDEO DEL PARTIDO:

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Sevilla F.C. 1 - Real Sociedad 0

Sevilla F.C.: Javi Varas; Coke, Spahic, Escudé, F. Navarro; Navas, Medel, Trochowski (Rakitic, m. 73), Perotti (Armenteros, m. 82); Kanouté (Manu del Moral, m. 69) y Negredo.

Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Demidov, Martínez, De la Bella; Aramburu (Illarramendi, m. 70), Mariga; Xabi Prieto (Cadamuro, m. 30), Zurutuza (Aguirretxe, m. 77), Griezmann; e Ifrán.

Gol: 1-0, m. 52, Kanouté.

Árbitro: El cántabro -hermano del hermano- Teixeira Vitienes. Amonestó a los sevillistas Coke, Escudé y Spahic; y a los realistas Mariga y De la Bella.

Incidencias: Partido correspondiente a la 4ª jornada de Liga disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 35.000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).

sábado, 10 de septiembre de 2011

2-2. Mediocridad en la superioridad. Hombres frente a niñazas




No puede ser. De ninguna de las maneras. No ganar el partido de hoy explica por sí solo la desazón, las dudas y el monumental cabreo que los sevillistas padecen tras el pitido final de Teixeira Vitienes.

Se empató al final pero bien pudo y debió perderse un partido que teníamos ganado a los 22 minutos, tras penalti del cancerbero Diego López -con expulsión incluida- sobre Perotti y que sirvió para que Negredo -tras frivolité inicial- inaugurara el marcador.

Hasta ese momento el Sevilla parecía el deseado, el diseñado desde la Dirección Deportiva y desde el banquillo: apoyándose en las dos bandas, con mucha movilidad y recuperada velocidad, los blancos se habían plantado ante el portero castellonense hasta en tres ocasiones, sobretodo quedan en el recuerdo una de Manu del Moral y otra de Navas que con el pie, en ambas, acabó desbaratando el mejor jugador amarillo hasta entonces, Diego López. Por los locales un disparo cruzado de Borja Valero había sido toda la aportación ofensiva.

Parece claro que el 4-2-3-1 se había vuelto a mostrar como el sistema más adecuado para el actual Sevilla. Sin embargo, todo cambió a raíz de esa superioridad numérica, tanto en el marcador como sobre el terreno de juego. Extrañamente, el Sevilla, que había presionado muy bien arriba, en las calderas donde comienza el juego de creación del Villarreal, se olvidó de esa presión, entregó el balón al rival, aún sabedor de su superioridad, pero bajó increíblemente el pistón de esta casta y de ese coraje tan necesarios para ser grandes en este deporte.

Sólo 12 minutos después, Rossi hacía el empate tras un penalti donde el propio italiano había buscado inteligentemente la pierna de Fernando Navarro, habiendo sorteado previamente hasta tres jugadores sevillistas en la frontal del área sin que se sintiera en ningún momento incomodado.

No era justo en ese momento el marcador, pero a partir de entonces comenzaría a serlo, sobretodo tras la reanudación en la que el Sevilla mostró esa cara mil veces repetida de abandono, de desgana, de desinterés, de apatía, de desidia, de indolencia y de apatía inconcebible en los profesionales que se enfundan la elástica del "equipo de la casta y el coraje". Hasta tres tarjetas por entonces había mostrado el ínclito Teixeira (muy bien en el apartado técnico, rematadamente mal en el disciplinario) a los tres delanteros sevillistas que participaron en el partido. Las tres perfectamente evitables e inexplicables desde el punto de vista reglamentario. Ni un gesto de rabia, de irritación, de ira, ante las decisiones arbitrales en ese capítulo. Ni una seña de apoyo, ni un guiño de aliento ante las contundentes, que no duras, entradas de los adversarios. Ni un ademán de enojo ante las fáciles decisiones arbitrales. Hombres contra niñazas, contra nenazas.

Para colmo, por entonces apareció un entrenador, el local, que, en inferioridad dio una lección: a falta de 25 minutos, da entrada a Marco Ruben y saca del campo a un defensa, Gonzalo. El recién incorporado hacía justicia, siete minutos después, adelantando a los suyos tras una pérdida de balón en el centro del campo por parte de Cáceres. Así llegaba el premio para el que siempre quiso los tres puntos, aun en inferioridad.

Pero el fútbol es tan grande como injusto y en el tramo final del choque, Alexis, el vilipendiado "por los que saben de esto", con tremenda fe y gran corazón, recupera un balón en el centro del campo, se lo entrega a Navas y se marcha a la frontal del área donde acabará rematando al fondo de las mallas el esférico enviado por el palaciego, consiguiendo un empate tan salvador como injusto.

Al final, el fútbol premió al otrora "equipo de la casta y el coraje" y lo hizo en la figura del único jugador sevillista que hoy ha sabido mostrar esas virtudes. El resto, y esto no es nuevo, que se lo haga revisar

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

Villarreal C.F. 2 - Sevilla F.C. 2

Villarreal C.F.: Diego López; Mario, Gonzalo (Marco Ruben, m. 65), Musacchio, Joan Oriol, Marchena, Bruno; Cani (César Sánchez, m. 21), Borja Valero, Camuñas (De Guzmán, m. 56); Rossi.

Sevilla F.C.: Javi Varas; Cáceres (Campaña, m. 72), Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Medel, Trochowski (Rakitic, m. 56); Jesús Navas, Manu del Moral (Kanoute, m. 56), Perotti; Negredo.

Goles: 0-1, m. 22: Negredo, de penalti. 1-1, m. 34: Rossi, de penalti. 2-1, m. 72: Marco Ruben. 2-2, m. 85: Alexis.

Árbitro: El cántabro Teixeira Vitienes. Amonestó a los locales De Guzmán y César, y a los sevillistas Negredo, Manu del Moral y Alexis. Expulsó al local Diego López (m. 21). Bien en las apreciaciones. Rematadamente mal en el apartado disciplinario.

Incidencias: Partido correspondiente a la 3ª jornada de Liga disputado en el estadio de El Madrigal ante 16.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. (La jornada 1ª está aplazada hasta enero de 2012).



martes, 6 de septiembre de 2011

"La Liga Justa" a punto de caramelo. Sergio Ramos, "presidente honorífico"





La noticia trascendió ayer, y hoy va tomando cuerpo: El deseo de Sergio Ramos expresado la pasada semana ("Si a Del Nido no le gusta esta Liga, que se busque otra") está a punto de hacerse realidad. Y es que el Sevilla se ha convertido definitivamente en el abanderado de la revolución contra los dos mastodontes de la Liga, Real Madrid y Barcelona. José María del Nido ha organizado una reunión el próximo jueves al mediodía, en el "Foro del Centenario" del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, a la que están invitados 18 equipos de Primera división, todos menos el Real Madrid y el Barcelona. La mayoría de clubes y aficionados del fútbol español comienzan a despertar ante la cruda realidad y aplauden la iniciativa.

Más vale tarde que nunca: la "otra" Liga que recomendó buscar el camero está al final de su gestación. Quince clubes, a pesar de los intentos de boicotear la cumbre provenientes, sobretodo, de la Liga de Fútbol Profesional y del Real de Madrid, han confirmado su asistencia. Del Nido, en comparecencia pública hoy, ha querido dejar zanjados asuntos importantes:

- "Esto es una revolución de las bases. La podíamos comparar imaginativamente con la revolución francesa, que tuvo al principio muchos voceros como Voltaire o Roussau y al final mira como terminó el rey que mandaba en Francia… No tiene vuelta atrás, los dirigentes no podemos permitir que porque dos clubes sean muy poderosos acaben con la liga española. Y lo estamos viendo cada año: el único país en la Europa futbolística que reparte los ingresos televisivos como España es España. Esto es ya un movimiento imparable”.

- "La del jueves no es una reunión para tomar decisiones, simplemente para debatir: Hace unas semanas un grupo de clubes decidimos mantener una reunión para debatir sobre la desigualdad que existe en el fútbol a consecuencia del injusto reparto de los derechos económicos televisivos. Ustedes -periodistas- tienen la obligación de transmitir que esta Liga no es competitiva, que menos de 20 o 25 puntos es imposible que le saquen al tercero los dos primeros y que hay dos clubes que se están apropiando del dinero del resto de los que competimos”.

- "En los últimos días he hablado con todos los presidentes de clubes de Primera, exceptuando los de Madrid y Barcelona y ninguno me ha dicho que no esté de acuerdo con la propuesta; todos me han transmitido su total acuerdo, unos ponen unos matices, otros ponen otros, ahí es donde tenemos que encontrarnos y quien tiene que abanderar este movimiento es el club más grande de todos los que estamos implicados, que por masa social y presupuesto es el Atlético de Madrid y le tiene que seguir el Valencia. Y después en el furgón de cola vamos nosotros que no queremos ningún protagonismo”.


A la pregunta de un "avispado" periodista -¡vaya tela la carita que se les está quedando a la caterva!- que le inquirió sobre qué medidas habrían de adoptarse si los operadores televisivos se negaran a un reparto como el pretendido, el presidente sevillista aseguró lo evidente:

- “Los operadores harán lo que la Liga diga. Si los clubes decidimos que la venta se haga colectivamente, la hará el organismo que nosotros decidamos por mayoría. Los operadores negociarán con quien los clubes digamos. El error parte de creer que los derechos televisivos son de los clubes y no es así. El derecho televisivo lo tiene el colectivo, que somos 20 equipos y son los 20 equipos los que tienen que decidir como se comparten los ingresos y se tiene que hacer de forma que haya competitividad, porque estamos acabando con la gallina de los huevos de oro... ¡Si se está hablando este año de que el campeonato se va a decidir por goal average... ! Me veo empujado por el 90% de los aficionados al fútbol. No quiero ningún protagonismo, el protagonismo lo tienen que tener los clubes más grandes de este colectivo”.

Una batalla -cruenta- más; no será la última pero seguro que servirá para ganar finalmente esta guerra, sí o sí. Todo sea por hacer realidad los sueños del que, desde ya, hay que promover como "presidente honorífico" de "La Liga Justa": el ínclito Sergio Ramos. El otro, el presidente de verdad de "La Liga Justa" no debiera ser otro que don José María del Nido Benavente, si no fuera porque, como él mismo diría, supondría bajar varios escalones en el ranking.