martes, 28 de junio de 2011

Renovación de abonos. La gallina de los huevos de oro

Lunes 27 de junio, 19:45 horas, 42 ºC en los aledaños a las taquillas del Ramón Sánchez Pizjuán... A través del cristal se anuncia un "recordatorio" que no es tal: "sin DNI o libro de familia no podrá renovar, es imprescindible".

En el "corto" espacio de una hora, varios aficionados que no portaban el requerido documento de identificación para todos los carnés que pretendían renovar, abandonaban indignados las instalaciones sevillistas, unos retornando directamente a casa, jurando en arameo contra una medida no conforme con lo previamente anunciado, otros dirigiéndose a realizar la oportuna reclamación en la oficina de atención al socio.

El propio plasma de las taquillas comunicaba en ese mismo instante la documentación imprescindible para la renovación de los abonos de la inminente temporada: "DNI, Pasaporte o Libro de Familia del titular (para los menores de 14 años)":


Exactamente lo mismo que recogía -y aún establece- el sitio oficial del club:

De manera que, a través de un cartelito y en contra de lo anunciado, la medida se extiende a todos los tipos y categorías de abonos.

Tras retirar las primeras acreditaciones, algunos retornaron -retornamos- instantes después -otra vez a hacer cola- para retirar, con los DNIs correspondientes, los carnés negados en un principio, mientras otros anunciaban a bombo y platillo -muchos provenientes de poblaciones lejanas- que no volverían jamás a por sus títulos. Para colmo, los empleados, sin culpa alguna, sufrían en primera persona la cólera de los indignados.

Cuidemos las formas, no cuesta tanto; mimemos la gallina de los huevos de oro, en este caso a los que encarnan el sentimiento rojo y blanco: al sevillismo que, en medio de una dramática crisis económica y en pleno estío, se dispone a obtener el documento que da fe de su fidelidad inquebrantable con el Grande de Andalucía. ¿Tan difícil es?

sábado, 25 de junio de 2011

Fichaje de lujo. Juan Manuel Ávila. SFC



La web oficial del Sevilla F.C. acaba de anunciar que Juan Manuel Ávila, presidente de la Asociación de Periodistas Deportivos de Sevilla, se convierte para la próxima temporada en director de SFC Periódico y de la revista trimestral Football Club. Ávila, periodista de dilatada experiencia, ha desarrollado su carrera profesional en ABC durante los últimos 25 años, demostrando su grandeza profesional y hombría de bien.

Ávila, sevillista de pro, se convierte, sin lugar a duda alguna, en uno de los mejores fichajes de esta pretemporada. Los aficionados nervionenses están de enhorabuena. Bienvenidos sean los grandes profesionales.


lunes, 20 de junio de 2011

Carta abierta al Presidente del Sevilla Fútbol Club. Por un Museo Sevillista

Señor Presidente del Sevilla Fútbol Club:


Son muchas las voces que se alzan por la falta de información sobre lo que está ocurriendo con el Museo del Sevilla FC. La información sobre este asunto de interés llega a cuentagotas y nunca de una forma clara.

Entendemos que una Sociedad como el Sevilla FC debe buscar recursos económicos permanentemente y rentabilizar la mayoría de las inversiones que realice para poder ser competitivo en el panorama futbolístico mundial. Sería absurdo pensar lo contrario y somos perfectamente conscientes de ello.


Pero también creemos que no todo debe verse desde la óptica de la rentabilidad económica, hay otro tipo de “rentabilidades” para el sevillismo, como es el recreo y la abundancia en lo que nos ha dado la gloria. Una de estas muy pocas cuestiones, es la de que el sevillista pueda ver, vivir, revivir su historia materializada en forma de documentos, trofeos y distintos objetos conseguidos desde los inicios de la Sociedad.

No maginamos un futuro donde las Copas de la UEFA, las Supercopas, los trofeos al mejor equipo del mundo, las Copas de España, no puedan ser observados, admirados y que puedan asombrar, maravillar y encandilar al sevillismo. No concebimos que -en ese futuro que imaginamos- no se puedan rendir honores y homenaje al presidente que lo consiguió, ni a las personas que le rodearon para ayudarle, ni entendemos que la ‘Generación del Centenario’, con esos magníficos jugadores que nos alzaron a esa gloria infinita, no sean recordados como se merecen. Un Centenario puesto en marcha por usted mismo con gran éxito.

Aun así pensamos, creemos firmemente, que un museo sevillista siempre podría ser rentable, o cuanto menos que no crease pérdidas al Club y no es algo que la Sociedad anónima deportiva blanquiroja deba plantearse en comparación con otras sociedades y si lo hace debe verlo desde el punto de vista de que, las que nos rodean muy cercanamente, ya han hecho las inversiones necesarias para que sus museos sean puestos en marcha para goce de sus aficiones. No nos referimos a clubes como R. Madrid o FC Barcelona, que hace tiempo ya, mucho tiempo, que encontraron la forma de rentabilizar en todos los aspectos, no solo el económico, sus museos que hacen las delicias de sus aficionados.

El Sevilla FC no puede permitirse de ninguna de las maneras no poner en marcha un museo como se merece, sea rentable económicamente o no.

El sevillista que viaje no puede ver con desazón cómo en otras ciudades –o en esta misma- puede visitar un espacio dedicado a la historia del fútbol sin que tenga para sí, delante de sí mismo, aquello que nos convierte en el mayor y mejor Club del sur de España, porque el mayor y el mejor no quiera ponerlo en marcha. El mejor no solo debe serlo, sino parecerlo.

No entendemos cómo los museos de otros clubes españoles son rentables, sea esta rentabilidad del tipo que sea y aún de equipos más pequeños, y no lo es para el Sevilla FC.

Es por ello por lo que apelamos a su sentido común. Le emplazamos a que se reúna con los agentes necesarios y entendidos en estos temas de la historia sevillista para, al menos, cotejar las posibilidades, la viabilidad, de poner en marcha tan importante proyecto, que no solo consiste en la exposición de objetos, sino de la catalogación, conservación y estudio de los mismos para conocimiento general del sevillismo y no permitir nunca su desarraigo.

Sabemos de su interés por la Historia sevillista. Sabemos de sus ansias por conocerla. Sabemos de su apoyo permanente y constante en estos asuntos. Sabemos de sus reuniones para conocer los últimos descubrimientos históricos, nadie mejor que usted sabe del trabajo realizado. Gracias a ello hoy tenemos en propiedad una Copa de España y que gracias a esto no acabó bajo un autobús aplastada. Gracias al conocimiento de la Historia pudo conseguirse y a su apuesta por ello.

En nuestra memoria tenemos permanentemente el recuerdo de Agustín Rodríguez, historiador del Sevilla FC, que nos expresó en innumerables ocasiones la importancia que tenía para el Club una exposición de estas características. Y sabía de qué hablaba.

La Asociación de Sevillistas en la Red, Pepe Brand, que aglutina más de 150 blogs, páginas web y foros sevillistas, una blogosfera considerada la mejor y mayor de España, con un seguimiento de más de 100.000 lectores en su conjunto y que está a la altura del Club que usted preside, publica al unísono esta carta abierta dirigida a usted, sabiendo de sus declaraciones hechas recientemente, en las que manifestaba que el Museo debía continuar y no solo eso, sino que había que reforzarlo.


Sin más, reciba usted un cordial saludo.

VIVA EL SEVILLA FC.

POR UN MUSEO SEVILLISTA, DONDE HABITAN LOS SUEÑOS QUE SE CUMPLIERON.


domingo, 19 de junio de 2011

José Antonio, el colchonero verdiblanco


Dice Wikipedia que José Antonio Griñán Martínez (aunque sigue haciendo encajes de bolillo para que le llamen Pepe) nació en Madrid el 7 de junio de 1946 y estudió en el colegio de los padres Agustinos. Sus padres contrajeron matrimonio en la capital de España, según reflejaban los "ecos de sociedad" del diario ABC de Madrid de 25 de marzo de 1944:

De la escueta, pero "estrellada", información de prensa puede deducirse fácilmente la vinculación del actual presidente de la Junta de Andalucía con la capital del Reino (del Estado, se decía por entonces) y, por ende, también se entienden sus preferencias hacia el Athletic Aviación Club, que es como se denominaba en aquellos tiempos el actual Atlético de Madrid. También puede entenderse el hecho de que, tras sus primeros pasos en Andalucía, el rojo colchonero fuera tornando al verde como con tantos foráneos advenedizos ha ocurrido.

Está claro que todo el mundo tiene sus sentimientos, que los presidentes de Andalucía que en el mundo han sido, a excepción de Rafael Escuredo, han bebido los vientos por el equipo menor de nuestra ciudad. Naturalmente que están en su perfecto derecho y todos, a excepción del último, han sabido conciliar su cargo de máximo representante de los andaluces con el ejercicio de máximo respeto al Grande de Andalucía, el Sevilla, que se ha convertido -para orgullo de esta tierra- en el principal importador de títulos y de grandeza, a mucha distancia del resto.

Ayer, nada más terminar el partido de Elche, en el que el Granada C.F. retornaba a Primera División siete lustros después, en los micrófonos de Canal Sur Radio, José Antonio Griñán se felicitaba por el ascenso del club de Los Cármenes, aunque reconocía que no pudo seguir el partido porque se encontraba en una boda... Lo bochornoso del asunto llegaba instantes después, cuando en su twiter de Presidente de la Junta de Andalucía manifestaba su alegría por que los granadinos estuvieran el año próximo "... con los mejores en Primera. Con el Betis y con el Atleti". No es la primera vez que la primera autoridad de nuestra "realidad nacional", para ensalzar a otros que sin duda lo merecen, menosprecia al club más grande que ha conocido esta tierra y que conocerán las generaciones venideras: así, el 22 de mayo del pasado año, cuando el Sevilla ofrecía, en su persona, a todos los andaluces su último título, declinó enfundarse, entre sornas, la camiseta blanca. Desde este sitio tuvo cumplida respuesta.

La mujer del César, además de serlo, tiene que parecerlo... y José Antonio parece que no se entera: disfruta con tus equipos -¡ya va siendo hora!- y respeta al resto, sobretodo al que es desde siempre, y por derecho propio, el más grande de Andalucía con mucha, pero con mucha diferencia.

miércoles, 15 de junio de 2011

Un monosílabo para el escándalo (Colaboración de Paco Romero en Columnas Blancas)


El pasado martes, “El Pelotazo”, el programa “deportivo” nocturno de Canal Sur Radio -“la nuestra”-, aderezó el último escándalo que, ahora, pretenden convertir en asunto de Estado:

Primera entrevista a Marcelino García Toral y pregunta de un oyente, vía Facebook, al nuevo técnico sevillista, en voz del presentador: ¿Ves al Betis con nivel para competir con el Sevilla? Respuesta: “no”. A sus oídos han podido llegar otros comentarios, a sus ojos otros artículos con sus correspondientes titulares, sin embargo la respuesta fue “no”; así de simple, ni más, ni menos.

Pues bien, tan exiguo –como todos- e indiscutible monosílabo ha servido para que, por los más “capaces valedores de la paz y la tranquilidad” de siempre, se haya generado el primer escándalo del verano, todo ello cuando al balón no comenzará a rodar hasta pasados más de dos meses. Como ejemplo muchodeporte.com titula: Marcelino: "El Betis no competirá con el Sevilla".

Repetirán mil veces los reporteros de la prensa sevillana que le enseñaron en la Facultad que el titular de una entrevista es responsabilidad del periodista, lo que, sin duda, es cierto; aunque, en verdad, no se le puede sacar más jugo a un simple monosílabo que el que son capaces de extraer estos aventajados alumnos, algunos de los cuales no ha pisado ni siquiera el instituto. Y más cuando, además de entrecomillarlo, el titular multiplica por quince el número de letras de la respuesta ofrecida por el entrevistado.

A resultas de ello, entre los aplausos de los chicos de la Cope, no han tardado nada en obtener la oportuna respuesta del nuevo prócer heliopolitano -¿otro camino de la beatificación?-: “No sé si le va en el sueldo (a Marcelino) despreciar al Betis”.

Haría bien el Sevilla –supongo que ya lo ha hecho- en explicarle al nuevo técnico que la referencia al club menor de la ciudad no puede ocupar ni tan siquiera una sílaba; es decir, tras más de un lustro del aparcamiento de rancios localismos, lo mejor será continuar por la senda emprendida en Madeira y que tan majestuosos resultados ha procurado: silencio absoluto y máximo respeto… porque esta gente sólo necesita un fósforo para encender la mecha de una rivalidad desvirtuada para mucho tiempo.

¡Ah, y lo dicho, dicho está! No entremos ahora en un carrusel de absurdas explicaciones para que esta gente venda más papeles o minutos de radio.


martes, 7 de junio de 2011

La derrota de los progres. Luis Marín Sicilia. ABC


La pluma del que fue segundo presidente de nuestra asociación "Foro Sevillista", Luis Marín Sicilia, ha vuelto a mostrarse hoy en toda su grandeza en las páginas del diario ABC de Sevilla. Valga este sitio para hacerse eco del magnífico artículo centrado en las últimas elecciones municipales y, en concreto, en las del Consistorio Sevillano:

Lo peor que le puede pasar a una opción política no es perder unas elecciones; lo peor para ella es no saber interpretar el resultado de las urnas. Ello ocurre habitualmente después de largos periodos de ejercicio del poder porque, quienes lo han ostentado, piensan que el mismo es poco menos que un derecho de propiedad, intangible e inmutable, que el pueblo soberano, una y otra vez, se lo reconoce por empatía social y confusión de intereses, deviniendo, en estos casos, el sistema democrático en un verdadero régimen político. De ahí que cuando, como el pasado día 22 de mayo, la soberanía popular ha hecho, como siempre, uso de su legítimo derecho a elegir a sus representantes, los socialistas, ante el varapalo sufrido, no sepan cómo reaccionar y anden, entre mareados y sorprendidos, sumidos en la ausencia de autocrítica que era la primera terapia a la que debieran haber recurrido.

Una lectura objetiva de lo acaecido el 22-M nos indica que la ciudadanía ha optado por el cambio. Cambio no de caras ni de cromos, sino cambio a otra forma de hacer política. El ejemplo paradigmático ha sido el de la ciudad de Sevilla: una ciudadanía harta de un gobierno municipal hierático, dilapidador y sectario, ha dicho basta y ha optado por la cercanía y el calor humano de una candidatura encabezada por el ganador de hace cuatro años, que, pese a la marginación política a que lo sometió el pacto de los perdedores, ha cumplido con los sevillanos preocupándose, día a día, de sus problemas y de sus inquietudes. Ante una situación como la anterior los perdedores no salen de su asombro, lo que hace más patente su desconexión con la realidad social de una ciudad cuyos destinos han gestionado en los últimos doce años.

El alcalde saliente Sánchez Monteseirín, en una entrevista de ABC, ha soltado, entre otras, una perla que delata cuán alejado está el socialismo actual de la realidad andaluza. Queriendo dárselas de estupendo y simpático con esa amalgama inconexa del 15-M, reduce la realidad andaluza a buscarle antagonismo, alegando que prefiere a los del 15-M a los «pijos y carcas». Pero hombre de Dios, ¿después de 12 años gobernando en la ciudad no comprende que en Sevilla esos teóricos polos de su antagonismo, más ficticio que real, son puras minorías? ¿No comprende que para muchos sevillanos darse la buena vida y hartarse de mariscos es sinónimo de «pijo»? ¿No tendrán, pues, «carcas» y «pijos» en sus filas? ¿Acaso no se han enterado de que la inmensa mayoría de los sevillanos son personas supernormales, alejadas de ese simplismo reduccionista y sectario en que tan a gusto se mueven quienes no tienen más mensaje que el de la división y el enfrentamiento?

Es conveniente que el socialismo andaluz reflexione en profundidad sobre la fuerte derrota sufrida en las urnas. Es conveniente que haga un examen autocrítico sobre cuál ha sido su actitud en los treinta años de monopolio de poder en nuestra tierra. Que analice por qué en Andalucía ha habido una manta protectora para abrigar a los del PSOE mientras la población, en su conjunto, pasaba frío a la intemperie. Qué razón ha existido para que las posibilidades de encontrar trabajo fueran directamente proporcionales a la cercanía con el partido institucional socialista. Que digan si es razonable que con el dinero de todos se compren voluntades, se falseen expedientes de jubilación y se favorezcan sin control negocios y empresas afines. Que se creen empresas públicas para escapar del control administrativo y se expulse de los órganos rectores de las mismas a los representantes de la oposición. En fin, lo que debió ser un partido socialdemócrata debiera analizar el resultado de una deriva hacia el simplismo izquierdista del manido rechazo a una derecha que, mal que les pese, ni es carca ni es facha ni es demagógica. Simplemente esa derecha ha asumido, allí donde se la ha elegido, su responsabilidad de gobernar para todos sin ningún tipo de ventajismo ni favoritismo. Y ha demostrado que gestiona mejor, que ahorra más y que defiende el nombre y el prestigio exterior de España sin complejos ni tibiezas.

Mientras analizan, si son capaces, las causas de su derrota, bien harían en comprender que ponerse el título de «progresista» no genera ningún progreso por sí mismo. Para el progreso de la sociedad no basta con llamarse progresista sino que es necesario gestionar mejor, más austeramente, potenciando los valores del conocimiento, de la educación, de la competitividad y del trabajo bien hecho, dando oportunidades a todos y no solo a los de la secta. Es decir, para salir de la crisis y progresar social y económicamente, la mejor receta es situarse en las antípodas de lo que han hecho en los últimos siete años los progres de salón que nos han gobernado en ese período.

Luis Marín Sicilia.

ABC

SEVILLA